O lo que es lo mismo: Brasil y Argentina deben reconocer que ya no se le gana a ninguna selección sudamericana tirando de un historial generoso en victorias y de plantillas plagadas de figuras.

Este pasado fin de semana, en sus respectivos partidos por la quinta jornada de las eliminatorias mundialistas de la CONMEBOL, la Canarinha y la Albiceleste decepcionaron profundamente. Las dos selecciones más poderosas del continente americano en ningún momento ejercieron de equipo, y optaron por aburrir con su colección de egos. Paraguay y Ecuador, los rivales de brasileños y argentinos -con realidades bien diferentes en la tabla de posiciones- fueron la antítesis de los dos gigantes, a quienes dejaron en evidencia por su falta de ambición y su desidia.

Los malos resultados de Brasil (que cayó como visitante frente a Paraguay por 2-0, tras jugar con un hombre de más durante todo el segundo tiempo), y de Argentina, que empató 1-1 en Buenos Aires ante Ecuador (con un rocambolesco gol conseguido en el minuto 94 por Rodrigo Palacio) seguramente fueron la noticia más destacada de este quinto capítulo de la clasificación a Sudáfrica 2010 en Sudamérica, pero -por supuesto- los cinco encuentros de este fin de semana dejaron mucho más que eso.

URUGUAY 1 vs. VENEZUELA 1:

El equipo de Oscar Washington Tabárez necesitaba asegurar los tres puntos para -por fin- acercarse a las cuatro primeras posiciones, que otorgarán a sus ocupantes la clasificación directa a la próxima Copa del Mundo. Todo se puso bastante de cara luego de que un cabezazo del central Diego Lugano pusiera en ventaja a la Celeste a los 11 minutos de juego. Pero la escuadra charrúa fue apenas un espejismo de lo que podría ser. Hace mucho tiempo que el bicampeón mundial no tiene una plantilla de los quilates que posee en estos momentos. Sin embargo, los nombres no aparecieron, el Estadio Centenario no pesó a su favor, y el entrenador se equivocó -y mucho- en la conformación del equipo y en los cambios propuestos frente a Venezuela.

Un mal día lo puede tener cualquiera. Hasta al más fantástico de los equipos le pueden fallar sus estrellas. Lo que no es admisible es que un entrenador de la experiencia y la contrastada sabiduría de Tabárez plante sobre el terreno de juego un once titular en donde dos posiciones clave (el portero y el "10") sean ocupadas por jugadores que hace meses que no tienen con minutos y continuidad en sus respectivos equipos de liga.

El golero fue Fabián Carini, que hace unos años apuntaba a ser el mejor arquero sudamericano, pero que su llegada a un equipo como la Juventus (donde siempre estuvo relegado por otros grandes porteros) terminó perjudicando de una manera notable a su promisoria carrera. En esta temporada de liga que acaba de terminar Carini estuvo defendiendo los colores del Real Murcia. Le hemos podido seguir de cerca y, para ser honestos, ha sido uno de sus peores años. En el gol de la Vinotinto Carini tuvo una clara responsabilidad, dejando a la vista su falta minutos de juego.

El segundo pecado del técnico fue la inclusión de Nacho González como armador del equipo. El jugador que hasta hace seis meses deslumbraba a todos dentro y fuera de Uruguay al manejar los hilos de un brillante equipo de Danubio apenas si ha podido disfrutar del contacto con el balón en este semestre que lleva defendiendo los colores del Mónaco en la Ligue 1.

El fútbol uruguayo cuenta con muy buenos porteros, una especialidad de la casa, dentro y fuera de sus fronteras. Entre ellos, Juan Castillo, actual guardameta del Botafogo de Brasil.

Y en la posición de enganche o volante creativo, también existían otras opciones quizás más adecuadas que González: Luis Suárez podría haber jugado en ese sector de la cancha. Y otra variante más específica habría sido la convocatoria de los dos mejores jugadores del Torneo Clausura que acaba de terminar: el veterano Toni Pacheco, del Peñarol, o Robert Flores, desde hoy jugador del Villarreal, y considerado como la auténtica revelación del certamen oriental, donde fue el motor del River Plate de Montevideo, el equipo que mejor fútbol desplegó en este primer semestre del 2008. Ni Pacheco ni Flores fueron convocados por Tabárez, quien no tenía ningún dentro de su plantilla a ningún jugador para reemplazar a González y que se pueda desempeñar de manera natural en la posición de "10".

Para el encuentro que en una pocos minutos Uruguay disputará ante Perú en el Centenario por la sexta jornada de las eliminatorias Carini será reemplazado por Juan Castillo. Además, el equipo incluirá a Cristian el Cebolla Rodríguez en la posición de mediapunta, acompañando en el ataque a Carlos Bueno. Rodríguez no pudo disputar el partido ante Venezuela debido a que cumplió con una sanción por acumulación de tarjetas amarillas.

Jugando como local en Montevideo, Uruguay ya se ha dejado varios puntos en el Centenario: los del empate 2-2 frente a Chile por la tercera jornada y los del pasado sábado en la igualdad contra los venezolanos. Salvo la goleada ante Bolivia por 5-0, Uruguay ha cosechado además una derrota por 1-0 ante Paraguay, y otra por 2-1 frente a Brasil.

Venezuela, por su parte, hizo un partido muy serio y no habría sido ninguna exageración o injusticia que la Vinotinto se hubiera quedado con los tres puntos. El equipo afrontó con muy buen talante el primer partido oficial del entrenador César Farías, quien reemplazó al polémico Richard Páez, presentado hace pocos días como nuevo director técnico del Alianza Lima de Perú.

Es innegable que el fútbol venezolano, junto con el de Ecuador, está atravesando por un proceso vertiginoso de crecimiento y de generación de jugadores de calidad. El equipo que otrora era la Cenicienta del fútbol sudamericano ha dado un golpe de autoridad en el Centenario y estuvo a punto de cerrar una semana histórica, tras haber derrotado en un amistoso a Brasil. En mi opinión dos jugadores destacaron con luz propia en la Vinotinto: el portero Renny Vega y el volante Ronald Vargas, autor del gol del empate ante Uruguay.

 

PERÚ 1 vs. COLOMBIA 1:

El partido disputado en el Monumental de Lima puede dividirse casi en partes iguales: la primera fue dominada casi en su totalidad por los colombianos, y la segunda contó con una neta superioridad local.

De a poco, el entrenador Jorge Luis Pinto devuelve su mejor imagen a Colombia, que supo ser hasta hace pocos años "la tercera potencia" sudamericana, detrás de Brasil y Argentina.

La escuadra cafetera pudo desarrollar durante casi la totalidad de los primeros 45 minutos el juego típico que define a la escuela colombiana, cuyas bases fueron sentadas por Pacho Maturana, abrevando de lo mejor de la tradición argentina y brasileña. Colombia toca, toca, toca, toca, toca. A veces de manera lenta, es cierto, pero es un juego que no aburre. Toca hasta el hartazgo, hasta abrir por la mitad a sus rivales. Fabián vargas y Freddy Guarín demostraron que pueden ser el muro de contención del que los colombianos adolecían. Y en Macnelly Torres los de Rueda tienen a un fantasista con el que quizás no contaban desde la época de Carlos Valderrama. Además, son sólidos en defensa, y cuentan con delanteros de calidad, como Edixon Perea y Hugo Rodallega, autor del gol colombiano.

Lo de Perú es una auténtica paradoja. El país andino se ha convertido desde hace años en uno de los países que -proporcionalmente hablando- más futbolistas exporta hacia Europa. Sin embargo, en estos momentos es una de las peores selecciones sudamericanas junto con la de Bolivia.

El equipo nacional peruano vive desde hace varios años un auténtico desgobierno. Dos hombres de carácter y con los galones suficientes como comandar a una selección, Julio César Uribe y el actual entrenador José Chemo Del Solar, no han sido capaces de revertir esta situación que, indudablemente, ha impactado de manera muy negativa en la realidad del conjunto bicolor, llegando  al extremo de que muchos ya consideran que la escuadra ya no tiene ningún tipo de opción de clasificar al próximo mundial.

El gol de Juan Carlos Mariño, conseguido poco antes de la finalización de la primera mitad, reanimó al equipo que, durante la segunda mitad, dominó el trámite del encuentro. Sin embargo el equipo de Del Solar (que el sábado no se presentó a la rueda de prensa oficial tras el partido y de quien se dice que podría ser cesado si esta noche Perú es derrotada ante Uruguay) adoleció de una notable falta de puntería frente a la portería defendida por Agustín Julio.

 

PARAGUAY 2 vs. BRASIL 0:

Debo confesarlo. Me he hecho hincha de este Paraguay versión Tata Martino. Ningún selección sudamericana está tan trabajada y tiene las cosas tan claras como la Albirroja. El germen de este equipo que hoy domina cómodamente las eliminatorias se dejó ver por primera vez hace un año, en la Copa América de Venezuela, donde Paraguay tuvo momentos de gran efectividad y de alta calidad (por ejemplo, en la goleada ante Colombia).

Paraguay ha cambiado mucho en los últimos años. Hasta hace unas temporadas, su juego se basaba en una defensa que rozaba el límite de lo legal, y una contundente efectividad en el juego aéreo. Hoy los guaraníes mantienen eso (aunque ya son mucho más dúctiles y menos violentos en la zaga), pero le suman mucha calidad, y el hecho inédito de que todos los integrantes del equipo titular de la selección juegan fuera del país, en ligas de calidad y con posiciones de responsabilidad en sus respectivos equipos.

Gerardo Martino le ha dado a este Paraguay de excepción los fundamentos tácticos que otros entrenadores menos evolucionados no habían sabido otorgarle. El equipo puntero es un conjunto refinado, vertical y que permanentemente sabe leer sus partidos. Los guaraníes han agregado recursos que anteriormente le eran desconocidos, como el permanente relevo que efectúan laterales y volantes. Pero, sobre todo, Paraguay ha ganado en confianza, en dominio psicológico de los partidos. Y la prueba más patente de este hecho fue el encuentro ante Brasil, que se vio ampliamente superado por un equipo que durante toda la segunda mitad jugó con diez efectivos, tras la expulsión del defensa de Pumas de la UNAM Darío Verón.

Tal es la fortaleza anímica de este equipo que el segundo gol fue anotado por Salvador Cabañas minutos después de la expulsión de Verón (el primero de ellos había sido conseguido por Roque Santa Cruz).

Paraguay inició su camino a Sudáfrica empatando sin goles ante Perú en la primera jornada. Luego venció 1-0 a Uruguay. Más tarde goleó a Ecuador por 5-1. Y en la cuarta jornada se impuso a Chile por 0-3. Solo un gol en contra en cinco partidos, contando la victoria del domingo.

Sobre Brasil, poco y nada que decir. La canarinha ha firmado su peor partido en lo que llevamos de eliminatorias. Estuvo completamente desdibujado y borrado del terreno de juego por Paraguay. Menos Kaká, que se recupera de una operación practicada hace un mes aproximadamente, Dunga puso sobre el terreno de juego lo mejor que tiene, su once de gala. Sin embargo, el actual campeón americano no inquietó seriamente en ningún momento la portería defendida por el portero de Newell's Justo Villar.

Si alguien merece ser destacado en Brasil, quizás debamos reslatar a Luis Fabiano y a Diego, los únicos que intentaron hacer algo frente a Paraguay. Últimamente, el Defensores del Chaco se está convirtiendo en un escenario maldito para los varias veces campeones del mundo.

 

ARGENTINA 1 VS. ECUADOR 1:

Un resultado absolutamente injusto para Ecuador, que jugó de manera mucho más sólida que Argentina, un grupo de once futbolistas zombies y que permanentemente buscaron llegar a la victoria a través del destaque individual, jamás de manera colectiva.

La Tricolor además de tener un grupo de jugadores de considerable talento es un conjunto de atletas. Probablemente el equipo ecuatoriano sea el más fuerte -físicamente hablando- de toda la CONMEBOL, un dato que -creo- no fue tenido en cuenta por el entrenador de Argentina, Alfio el Coco Basile.

El mediocampo de Ecuador se fagocitó al de Argentina, que contaba con el veterano Juan Sebastián Verón -un gran jugador, pero a quien quizás la camiseta de la selección ya le queda un poco grande- como uno de los encargados de cortar el circuito de juego de los visitantes. La Bruja demostró el domingo que su toque de balón sigue siendo de nivel selección, pero que su capacidad física no está a la altura. Al menos no en estos momentos.

Basile no está trabajando como entrenador del equipo nacional, sino -como él mismo indicó al inicio de su gestión- como seleccionador, es decir, como ojeador de uno de los conjuntos más lujosos del mundo. Es bastante decepcionante que la federación argentina acepte esta situación, y que se resigne a renunciar al trabajo táctico, una de los aspectos claves de grandes equipos de Argentina, como ocurrió en las gestiones de Carlos Bilardo, Daniel Passarella, o Marcelo Bielsa. Pero viendo que este tema no tiene solución de momento (Basile está firme en su cargo), la faceta de seleccionador llevada a cabo por el Coco deja mucho que desear. Admitamos que ser seleccionador (ojeador) de un equipo como la selección albiceleste no es la tarea más complicada del mundo. Por suerte para el fútbol de Argentina los jugadores de ese país triunfan y brillan en las mejores ligas del mundo, y pocas veces se contó con una plantilla de seleccionables tan rica y vasta. Cualquiera de nosotros podría ser seleccionador de Brasil y Argentina. Digo que Basile ha fallado como seleccionador al alinear a veteranos como Verón o Javier Zanetti, quien también se vio superado en varios momentos del partido por Ecuador. Estarán estos dos jugadores o Julio Cruz en el equipo que viajará a Sudáfrica? Creo que no, ya que incluso el propio Basile lo ha dado a entender. Entonces, para qué convocarlos en estos compromisos de eliminatorias? Julio Curz ha sido maltratado por la selección argentina, pero ahora es tarde para remediar ese agravio. Ahora es hora de probar a otros delanteros centro, como Gonzalo Higuaín o Fernando Cavenaghi. Tambien es hora de que -de una vez por todas- se encuentren alternativas para los partidos en los que Juan Román Riquelme es anulado por el equipo contrario. Muchos partidos han pasado desde el inicio de este segundo ciclo de Alfio Basile al frente de la selección argentina, y esta sigue siendo una cuestión pendiente. No dudo de la capacidad de manejo del vestuario que tiene el Coco, pero tácticamente no aporta nada. Los jugadores argentinos son especialistas en sus equipos de liga. Están acostumbrados a jugar con variantes, a ser polifuncionales, a saber cambiar de libreto en medio de un partido. Es incomprensible que Basile no sepa aprovechar esta ductilidad.

Ecuador ha cuajado un gran partido en El Monumental. Jamás se descubrió ante Argentina, y de a poco se hizo con el control del encuentro. Actuaciones destacadas del portero José Francisco Cevallos, el capitán Iván Hurtado, los volantes Segundo Castillo, Luis Antonio Valencia y Patricio Urrutia (autor del gol tricolor en el minuto 69), y del delantero Carlos Tenorio.

Con su poderío físico Ecuador desgastó a Argentina a lo largo del partido, y solo se vio privado de la victoria por el excesivo celo de referee boliviano René Ortubé, que extendió el encuentro hasta el minuto 94 (momento en el que Rodrigo Palacio consiguió el inmerecido empate para los locales).

Lentamente, y luego de haber iniciado su proceso de renovación, Ecuador vuelve a circular por la carretera que le llevó a clasificar a los dos últimos mundiales.

 

BOLIVIA 0 vs. CHILE 2:

Vital triunfo para el equipo chileno, que tuvo a su máxima estrella en Gary Medel, autor de los dos goles de la Roja. Tal como efectuó alguna vez cuando conducía a Argentina, Marcelo Bielsa conformó un equipo fantasma, especialmente diseñado para jugar en la altitud del Hernando Siles de La Paz. De los habituales titulares de la selección chilena, solo han jugado Claudio Bravo, Gary Medel, Alexis Sánchez y Humberto Suazo.

La Bolivia de Erwin Platini Sánchez sigue siendo el mismo equipo que vimos en la Copa América: nos gusta su intención de siempre jugar bien, de cuidar el balón, de ser ofensivo. Pero el conjunto del país del Altiplano es enormemente ingenuo en materia defensiva. Ni siquiera delanteros de buena calidad a nivel internacional como Juan carlos Arce o Marcelo Moreno Martins pueden suplir las deficiencias de las que adolece la selección boliviana. Al igual que Perú, Bolivia tiene un panorama muy complicado en lo referente a la clasificación para el Mundial de Sudáfrica.

 

Clasificación:

- Paraguay, 13 puntos

- Argentina, 10 puntos

- Colombia, 9 puntos

- Brasil, 8 puntos

- Venezuela y Chile, 7 puntos

- Uruguay, 5 puntos

- Ecuador, 4 puntos

- Perú, 3 puntos

- Bolivia, 1 punto

View blog reactions

9 comentarios

  1. il padrino // 2:27 a. m., junio 18, 2008  

    La verdad es que tal y como está planteada la clasificación con 4 plazas directas, por no decir 5 ya que el enfrentamiento esta vez sería con el cuarto de la CONCACAF que presumiblemente tendría un nivel muy inferior, pues tanto Brasil como Argentina no van a tener problemas jugando con el nombre.
    Eso sí, el centro del campo Mineiro-Gilberto Silva-Josue es para echarse a llorar.

  2. EGT // 4:48 p. m., junio 18, 2008  

    La verdad es que son muy emocionantes las eliminatorias sudamericanas, creo que en esta parte del planeta el mundial empieza antes, puesto que ya estan todos los aficionados de los paises de nivel medio haciendo cuentas, fijandose en su selección, viendo a las rivales, midiendo sus opciones de clasificar... y realmente es algo que me gusta mucho.
    La verdad es que veo bastante mal a Brasil, y me esta recordando a la clasificación del mundial 2002, donde pasaron muchos apuros y creo que clasificaron en la 4º posicion (luego quedaron campeones del mundo, cosas de los cariocas) Por lo demas, lo veo muy apretado, a excepción de Argentina y Paraguay y Brasil que con mas o menos dificultades acabara clasificando. Creo que esta jornada hay un partido clave que es el Venezuela- Chile, ya que estan empatados a puntos y son rivales directos. Aqui vamos a ver si los vinotintos realmente tienen opciones de ir al mundial. Un saludo Ariel!

  3. Latitud Fútbol // 11:54 p. m., junio 18, 2008  

    @ il padrino...

    El cambio de reglamentación para disputar la quinta plaza con el cuarto clasificado de la CONCACAF ha beneficiado muchísimo a los equipos de la CONMEBOL. Y el equipo de Brasil a veces es muy raro de ver. De todos modos, creo que son los que tienen el mayor potencial en todo Sudamérica. Ahora mismo Paraguay está siendo goleado por Bolivia. Una auténtica sorpresa. La eliminatoria se pone muy interesante, sin dudas.

    @ egt...

    El Venezuela vs. Chile, más allá de lo que pase esta noche entre Brasil y Argentina, es el partido más importante de la sexta jornada en mi opinión.

    Un saludo a ambos.

  4. pep // 6:04 p. m., junio 19, 2008  

    Ariel, analiza un poco el Brasil-Argentina, que el Colombia-Ecuador me durmió y me hizo perder el clásico sudamericano. En un enlace tuyo(fox) dicen que no me perdí nada, ¿es verdad?

  5. Latitud Fútbol // 9:15 p. m., junio 19, 2008  

    @ pep...

    Pues no, no te has perdido demasiada cosa. Fue más una partida de ajedrez que de fútbol. La vamos a analizar con detenimiento mañana, una vez que sepamos el resultado final del Venezuela vs. Argentina, que se juega esta madrugada (un partido interesantísimo: el que gane se cuela entre los cuatro primeros).
    Volviendo por un segundo al Brasil vs. Argentina, ninguno de los dos equipos mordió. Un partido demasiado "estudiado", jugado con mucho miedo. El resultado final (sumado a la derrota ante Paraguay) convierte a Dunga en blanco de las críticas, como nunca le había pasado desde que asumió la conducción de "la Canarinha".

  6. "Lama" // 11:02 p. m., junio 19, 2008  

    Siempre me ha gustado el sistema de clasificación para el Mundial de Sudamérica: una liga entre todos que realmente premia la regularidad y podemos disfrutar de los clásicos (Argentina y Brasil) más las mejores generaciones de países como Uruguay o Colombia hace un tiempo o Ecuador y, quién sabe si, Venezuela en los últimos tiempos.

    Y ahora al turrón, Ariel, pregunta obligada, ¿qué posibilidades tiene Uruguay?


    Saludos

  7. Latitud Fútbol // 12:50 a. m., junio 20, 2008  

    @ lama...

    Uruguay tiene un buen grupo de jugadores, a los que aún les cuesta funcionar como equipo. El partido que ha hecho este martes ante Perú por la sexta jornada ha estado francamente bien. Forlán, sobresaliente. Y el controversial Carlos Bueno me ha sorprendido por su efectividad. Esta doble jornada ha servido para igualar mucho las posiciones. La eliminatoria ahora está mucho más abierta. Uruguay se ha vuelto a poner en carrera. Tiene chances ciertas de entrar entre los cuatro primeros (con pasaporte directo a Sudáfrica 2010) o -en última instancia- de quedar en la quinta posición y disputar otra plaza mundialista con el cuarto mejor equipo de la CONCACAF. Hace muchos años que "la Celeste" no tiene un equipo tan rico como el que ahora posee. Y el entrenador O.W. Tabárez ha demostrado que sabe enmendar sus errores, como los cometidos en el partido ante Venezuela.
    Mañana, con el resultado de "la Vinotinto" ante Chile, daremos cuenta del saldo que ha dejado la sexta fecha de la eliminatoria CONMEBOL. Un saludo, amigo.

  8. Anto // 4:16 p. m., junio 20, 2008  

    Hola, ha sido genial el análisis de las eliminatorias sudamericanas.
    Una pregunta, ¿por qué Brasil juegan tan mal? ¿no hay ningún mediocentro de creación interesante?

    Otra cosa, acabo de crear un blog de fútbol y os he puesto en los enlaces. Me gustaría que vosotros hicieseis lo mismo, y si queréis participar, mucho mejor.
    Aquí os dejo la dirección
    http://laelastica.wordpress.com/

    Muchas gracias.
    Salu2

  9. Latitud Fútbol // 7:21 p. m., junio 23, 2008  

    @ anto...

    Antes que nada, enhorabuena por tu blog. Ya estás agregado en nuestra lista, y perdón por la demora.
    Brasil juega mal ahora... en la Copa América le encontré bastante lógica al dibujo de Dunga, aunque me quedo con otros "Brasiles" de la historia.
    En Brasil hay mucho mediocentros de creación con talento. A fuerza de aburriros, Thiago Neves, el del Fluminense, me parece sobresaliente, con nivel europeo.