Hoy no tendremos el placer de poner en antena nuestro programa de cada domingo, pero lo reemplazaremos con otro placer. El de ver celebrar (cruzamos los dedos y todo lo que haga falta) a la selección de España su segunda Copa de Europa.

El próximo programa (y último de esta temporada 2007-2008) será el domingo 6 de julio, en el horario habitual.

Antes de sumergirnos en la final de la Eurocopa, solo destacar un par de cosas de las que seguramente habríamos hablado esta noche si la Roja no tuviera por delante un compromiso tan importante:

- En Colombia ya sabemos los nombres de los dos finalistas de la Copa Mustang 1, algo así como el Torneo Apertura de ese país: por un lado, el América de Cali (un histórico) y por el otro el Boyacá Chicó, un equipo que en el 2002 estaba en la tercera división de ese país, y que cinco años después tiene la posibilidad de coronarse campeón. La primera final será el próximo miércoles, en Cali.

- Y en Argentina, hoy se define la lucha por la permanencia o el ascenso en la Primera División de Argentina: a las 20:00 hs. (hora de España), Racing de Avellaneda intentará mantener su sitial de equipo de élite en su enfrentamiento ante Belgrano de Córdoba. Y a las 23:00 hs. (también hora de nuestro país), Gimnasia y Esgrima de Jujuy hará lo propio ante Unión de Santa Fe. Los dos partidos de ida acabaron igualados 1-1 y en caso de igualdad los equipos que hasta ahora están en la primera división (la Academia y el Lobo jujeño) tienen ventaja deportiva y mantendrán la categoría. Recomiendo seguir esta definición dramática por Radio La Red, Radio Continental, ESPN Radio Rivadavia o Radio Mitre (todos los enlaces están en el sector derecho del blog).

Para comentar en otro momento será el bochorno del partido benéfico entre los amigos de Messi y los amigos de Ronaldinho, jugado esta madrugada en Venezuela, o el furor que ha despertado Thierry Henry en un amistoso disputado el pasado miércoles en New York, donde Titi ha vuelto a dejar abierta la posibilidad de concluir su carrera en la MLS.

Tampoco me quiero olvidar del campeonato anual uruguayo del Defensor Sporting, el equipo del inefable Polilla Da Silva, que ha probado ser el más regular del fútbol oriental.

Pero no se puede hacer todo en tan pocas líneas. Lo iremos desgranando de a poco, a medida que la semana nos de oportunidades.

Un abrazo para todos, y que tengamos suerte ante la mannschaft.

Ariel.

View blog reactions

Para quienes aún no pudieron ver el muy buen primer partido final, aquí está un resumen de la victoria de la Liga sobre el Flu.

View blog reactions

Llegó “la” noche. Más allá de eliminatorias, más allá de derbis, más allá de grandezas y pequeñeces, la final de la Copa Libertadores es el evento más importante de cada temporada futbolística en Sudamérica. Con equipos grandes, o no tanto. Con los protagonistas que todos ansiaban, o con dos rivales que llegan por primera vez a esta instancia en toda su historia. No importa. Esta noche (a las 02:50 hs. del jueves 26 en España) el balón y este primer round de la final de la Libertadores es todo lo que importa.

El duelo entre Liga Deportiva Universitaria de Quito, o simplemente Liga de Quito para todo el mundo, y el Fluminense comenzará a disputarse en el Casa Blanca, ese estadio que por un lado parece evocar a la sede del gobierno estadounidense, y por otro a la mítica ciudad marroquí. Bastante lejos de ambas opciones, el nombre del coliseo hace referencia al color de la equipación titular de los Albos ecuatorianos, la auténtica sorpresa de esta temporada 2008.

Como siempre que se tiene que jugar un partido trascendente en la altitud, la Liga hará valer los 2850 metros en donde está posada la capital ecuatoriana. Este factor, además de la enorme calidad y contundencia que tiene este equipo de perfectos desconocidos que entrena el argentino Edgardo Bauza, será el que haga valer la escuadra local en este primer encuentro.

Como indicó más de una vez el Patón Bauza a sus jugadores no les sobra nada, aunque tampoco puede decirse que LDUQ es un equipo que llega por casualidad a la final número 49 del torneo de clubes más importante del mundo después de la Champions League de la UEFA. Los albos ecuatorianos han dejado en el camino a varios de los equipos que a inicio del certamen eran tenidos en cuenta como candidatos a ganar la Copa Libertadores: Arsenal de Argentina y Libertad de Paraguay en la primera ronda (donde, curiosamente, clasificó a la segunda fase junto con el Fluminense).

En octavos de final comenzó a sorprender al deshacerse de Estudiantes de La Plata (junto con Boca el equipo más regular de Argentina en los últimos doce meses). En cuartos, en una eliminatoria dramática con definición por penaltis, la Liga apeó de la competición a San Lorenzo de Almagro, un conjunto diseñado para dar pelea en la Copa en el año del centenario del club del barrio de Boedo. Y en semis, los jugadores de Bauza eliminaron a las Águilas del América de México, un equipo en crisis en el Clausura 2008, pero de buena performance en la Libertadores, donde dejó sin opciones al Flamengo en octavos de final y al Santos en cuartos.

Liga de Quito es un ejemplo casi único en América Latina: tiene en su plantilla a 6 jugadores de la selección ecuatoriana (físicamente hablando, la más fuerte de Sudamérica), más a un volante de Paraguay, el puntero de eliminatoria CONMEBOL. Más allá del 0-0 en Quito y el 1-0 a favor del Flu en Río de Janeiro, en el Grupo 8, el entrenador del equipo brasileño, Renato Gaúcho, otorga un favoritismo al LDUQ en la final, debido a que el conjunto de Bauza aportó siete jugadores a las selecciones de Ecuador y Paraguay que disputan las eliminatorias mundialistas.

Tras ganar como local en octavos de final por 2-0 ante Estudiantes, la Liga no consiguió ganar en los 90 minutos de juego en ninguno de los otros partidos que tuvieron que jugar para llegar a la final: perdió 2-1 ante Estudiantes en la revancha disputada en La Plata; empató 1-1 en ambos encuentros frente a San Lorenzo; obtuvo el mismo marcador en su visita al América en el Estadio Azteca, e igualó sin goles en la revancha ante los mexicanos en Casa Blanca.

En el once habitualmente titular del campeón ecuatoriano destacan el portero Cevallos (todo un especialista en la definición por penaltis, aunque algo flojo en la contención del juego aéreo rival), los extremos Paul Ambrosi y Joffre Guerrón (ya fichado por el Getafe, y uno de los mejores jugadores de la Copa Libertadores), los volantes Patricio Urrutia y Luis Bolaños (ambos con una cuota alta de goles), más el defensa Jairo Campos. Todos ellos son jugadores de la selección tricolor. Además, Edgardo Bauza cuenta con el volante central Enrique Vera, uno de los puntales de Paraguay. A todos ellos se suman los atacantes argentinos Damián Manso (en el mejor momento de su carrera) y Claudio Bieler (sin demasiada habilidad, pero con muchísima efectividad). Además, dentro de la plantilla de LDUQ hay otros grandes jugadores como Agustín el Tin Delgado o Franklin Salas. Nadie –salvo quizás Guerrón o Manso- brilla con luz propia en el dibujo táctico de la Liga, que usualmente se desparrama sobre el terreno de juego formando una figura de 3-5-2.

En el otro rincón del cuadrilátero tenemos a todo un histórico del fútbol brasileño a quien jamás le ha ido demasiado bien a nivel internacional. De hecho, tras haber sido fundado en Julio de 1902, esta es la primera vez que el Fluminense logra superar la primera ronda de la Copa Libertadores. Sin embargo, el conjunto carioca es el favorito de todos los que saben (y también de quienes apuestan sus euros, dólares, reais, pesos, soles o bolívares). Por nombres y por lo realizado sobre el terreno de juego (ha sido el mejor equipo de todo el torneo hasta el momento), el Fluzao es también mi favorito (con muy poca diferencia sobre la Liga).

El tricolor de Río de Janeiro tiene grandes efectivos, comenzando por la portería, defendida por Fernando Henrique, de soberbias eliminatorias ante el Sao Paulo y Boca Juniors, el campeón de la pasada edición. En la defensa, el joven Thiago Silva (un nombre a tener muy en cuenta como posible fichaje de un equipo europeo y, sin dudas, uno de los jefes a futuro de la zaga de la selección brasileña). Además, en la última línea destaca también el lateral zurdo Júnior César, de diminuto porte físico pero terriblemente veloz y habilidoso: el típico lateral brasileño. En el medio defensivo, dos Pac Man: Ygor y Arouca (este ya está siendo seguido por algunos equipos de Francia e Inglaterra). Como enganche, Thiago Neves, el genio futbolístico del Flu. Hemos hablado largo y tendido sobre TN en este blog, y nos remitimos a nuestros posts y comentarios anteriores. La otra mediapunta es ocupada habitualmente por el argentino Darío Conca, surgido de la cantera de River y de brillante carrera en Brasil (ya pasó por el Vasco da Gama). En el ataque hay un jugador inamovible: el veterano Washington, máximo goleador de la presente Libertadores, con 6 tantos hasta el momento. Al ex jugador de la J-League le pueden acompañar otros dos grandes atacantes: Dodô –potencia y calidad en partes iguales- y Cícero, un todo terreno que incluso puede jugar como volante de contención.

El Fluminense es entrenado por Renato Portaluppi, a.k.a. Renato Gaúcho, un ex delantero de muchos equipos de Río de Janeiro, de Porto Alegre y de la Roma de la Serie A. De tanta calidad como indisciplinado en su época de jugador –fue un goleador letal, que incluso llegó a ganar una Copa Intercontinental frente al Hamburgo, defendiendo la camiseta del Grêmio-, Renato Gaúcho hace jugar a sus equipos tal como él lo hacía cuando vestía de corto hace unos 20 años: atacando y con lujos (virguerías para algunos analistas europeos). El Nense ha sido hasta ahora un exponente muy válido del jogo bonito, pero con un punto de velocidad.

En lo particular, esta excelente campaña del Fluminense me alegra mucho, porque indica un resurgimiento del fútbol carioca, desde hace años sometido por la “dictadura” paulista, personificada por el Sao Paulo, el Corinthians, el Santos y el Palmeiras. Rio y Sao Paulo son las dos ciudades más importantes del país. El carácter de su gente es diametralmente opuesto. Su filosofía futbolística también lo es. Sao Paulo es la capital industrial, el motor económico del gigante sudamericano. Rio es el centro creativo, el centro de resonancia de las grandes iniciativas artísticas del Brasil. Una ciudad que –aunque te resistas- influye sobre tu carácter. Nadie puede abstraerse a la belleza y la magia de la cidade maravilhosa. Parafraseando a uno de los analistas de fútbol de Argentina que más admiro, Juan Fazzini, “se juega como se vive”. Los equipos paulistas son más ordenados, más metódicos, mas consistentes desde lo táctico. El fútbol carioca es lírico, loco, luminoso. Adentrándonos más en los paralelismos, el paulista es más europeo (aunque los brasileños más europeos son los gaúchos, sin dudas) y el carioca es más latino, más cercano al prototipo que casi todo el mundo tiene en su mente cuando piensa en un brasileño.

Las cartas ya están sobre la mesa: los dos mejores equipos sudamericanos comienzan a probarse esta noche la corona de campeón que debe ceder Boca. La segunda final se jugará en una semana en el Estadio Maracaná de Rio de Janeiro. Las normas de la Copa Libertadores establecen que, si al cabo de los dos partidos finales hay igualdad en puntos y en diferencia de goles, se deberá disputar un alargue de 30 minutos (en dos períodos de 15) y más tarde, si continúa la igualdad, la Copa Libertadores se definirá con penaltis.

View blog reactions

Ayer por la noche, en la madrugada del 22 al 23 de Junio, tuvimos el inmenso placer de poder dialogar en directo con uno de los protagonistas de las Eliminatorias Sudamericanas al Mundial del año 2010: el entrenador de Colombia, el profesor Jorge Luis Pinto. Algo más de 10 minutos de charla con el director técnico que ha llevado al equipo cafetero a estar en la tercera posición de la zona CONMEBOL, cuando se ha completado un tercio de todo el recorrido de las Eliminatorias. Ya se lo hemos agradecido en persona, pero desde aquí tanto Xavi como yo queremos dar todo el crédito de la gestión de la entrevista a nuestro compañero Diego Brenes, artífice de este pequeño gran lujo para "Latitud Fútbol" en Radio Marca.

View blog reactions

LATITUD FÚTBOL - 23 DE JUNIO

Publicado por latitudfutbol.net | 11:08 p. m. | | 0 comentarios »

View blog reactions

LATITUD FÚTBOL - 16 DE JUNIO

Publicado por latitudfutbol.net | 9:17 p. m. | | 0 comentarios »

View blog reactions

El martes por la noche, en el Centenario de Montevideo, Uruguay goleó por 6-0 a Perú y volvió a ponerse en carrera en la lucha por las primeras posiciones:

El equipo “charrúa” se impuso gracias a una sobresaliente actuación de Diego Forlán, que anotó los tres primeros tantos, sumados al doblete conseguido por el atacante de Peñarol Carlos Bueno, y otro gol de Sebastián Abreu, de River.

Óscar Washington Tabárez supo hacer los ajustes necesarios en “la Celeste” (el más importante, el reemplazo del portero del Murcia –Fabián Carini- por el del Botafogo –Juan Castillo-), y, sin dudas, supo hacerle ver a su equipo la importancia de obtener los tres puntos ante la selección más débil de Sudamérica en estos momentos: Perú.

El fútbol inca atraviesa por –quizás- su crisis más aguda. A nivel dirigencial y deportivo. La relación entre el entrenador José Chemo Del Solar y el plantel está rota (la TV peruana mostró las imágenes en las que el director técnico insultaba durísimamente a sus jugadores durante el encuentro), y los jugadores de la selección bicolor parecen estar muy poco interesados en conformar un equipo competitivo. El hecho más grave del partido en ese sentido ha sido la expulsión autoprovocada del atacante del Hamburgo Paolo Guerrero, absolutamente fuera del terreno de juego durante los minutos que estuvo sobre la cancha.

De nada sirve analizar la actuación del equipo peruano en el partido de la noche del martes, porque la misma ha sido inexistente.

Lo que parece inexorable es el fin de la gestión de Del Solar al frente del equipo nacional de Perú, tal como lo dejó entrever el entrenador tras el partido.

Tras la goleada de Uruguay, el miércoles llegó la mayor sorpresa de esta sexta jornada de las eliminatorias: la victoria del “farolillo rojo” –la selección de Bolivia- por 4-2 ante el aún puntero en solitario, Paraguay:

En la altitud del Hernando Siles de la ciudad de La Paz, el equipo del país del Altiplano se impuso gracias a los goles de Joaquín Botero, Ronald García, Joaquín Botero y Marcelo Moreno Martins. Los dos goles del descuento de la Albirroja llegaron de la mano de Roque Santa Cruz y Nelson Haedo.

Paraguay, hasta ahora claro dominador de la eliminatoria CONMEBOL se vio claramente afectado por la altura del escenario en donde se jugó el encuentro, y por las fallas imperdonables de algunos jugadores que no son habitualmente titulares en el equipo entrenado por Gerardo Tata Martino, como el portero Aldo Bobadilla, del Independiente Medellín de Colombia.

Pese a ello, no hay que restar méritos a la victoria boliviana, cuyo equipo jugó como casi siempre: de una manera ordenada, buscando siempre la portería rival, y haciéndose fuerte en el talento individual de sus jugadores. Para destacar, las actuaciones de Ronald Raldes, Joselito Vaca, Marcelo Moreno Martins y Joaquín Botero.

Tras el partido el entrenador de Bolivia, Erwin Platini Sánchez, afirmó que estos tres primeros puntos para la selección del país andino llegaron con absoluta justicia.

Por su parte, el defensa de la selección guaraní Claudio Morel Rodríguez manifestó que en esta sexta jornada no se había visto la auténtica imagen de Paraguay.

En Quito, Ecuador y Colombia empataron sin goles, también en la noche del pasado miércoles:

Un partido difícil de analizar. El 0-0 lleva a engaños. El partido no fue malo, tal como podría dar a entender el marcador final. Pero tampoco tuvo un claro dominador, o un equipo que dejara sentada superioridad por encima del otro.

Analizando la tabla de posiciones, que es lo que en estos momentos se mira, a Ecuador el resultado le sirve para ir haciendo pie en la clasificación general: en una semana ha conseguido mantenerse imbatido ante dos rivales en teoría superiores: Argentina y Colombia. Teniendo en cuenta cómo habían comenzado las eliminatorias, estos dos puntos no vienen nada mal al equipo entrenado por Sixto Vizuete. De todos modos, la Tricolor aún está lejos de poder aspirar a clasificar a un tercer mundial consecutivo.

Del lado colombiano, algo parecido. El empate ante Ecuador le permite ser –hoy por hoy- uno de los equipos que están en posiciones directa de clasificación al Mundial. La única crítica que se puede hacer al conjunto cafetero es que podría haber sacado una tajada mayor de los tropiezos de Brasil y Argentina.

Uno de los partidos más interesantes de esta sexta jornada lo protagonizaron las selecciones de Venezuela y Chile, que contaban con la chance de escalar varias posiciones si obtenían los tres puntos:

La suerte, y el mérito, estuvieron del lado de Chile que consiguió una disputadísima y agónica victoria por 2-3.

El marcador del partido no se abrió hasta el minuto 58, cuando Giancarlo Maldonado puso en ventaja a la Vinotinto. El restante gol de Venezuela fue conseguido por el mallorquinista Juan Arango. Por su parte, dos de los goles de la Roja fueron conseguidos por el ariete del Monterrey Humberto Suazo, y el restante fue anotado por Gonzalo Jara.

La que acaba de terminar fue una gran semana para Chile, que consiguió 6 jugando siempre a domicilio, sumando la victoria ante Bolivia más la conseguida frente a los venezolanos.

Con esta derrota, Venezuela se cae de las posiciones de privilegio, pero aún mantiene chances de poder luchar por la clasificación a la Copa del Mundo de Sudáfrica. El joven entrenador de la Vinotinto, César Farías, reconoció fue justamente superado por Chile.

Pero, sin dudas, el plato fuerte de esta sexta jornada estaba servido en el Mineirao de Belo Horizonte, donde Brasil recibió a Argentina. Un partido que finalizó igualado sin goles, y que dejó muchas dudas y cuestionamientos en ambos equipos:

Brasil realizó uno de los peores partidos que se le recuerdan ante Argentina de las últimas décadas. Apenas logró inquietar en tres oportunidades la portería defendida por Roberto Abbondanzieri, que –una vez más- sembró más incertidumbres que certezas en el arco argentino.

De seis puntos en juego en esta semana, o Scratch cosechó apenas una unidad. Además, el equipo brasileño quedó en la quinta posición de la clasificación general, fuera de las plazas directas para Sudáfrica 2010.

Al equipo entrenado por Dunga se le nota la falta de estrellas como Kaká o Ronaldinho (cuando este estaba en su mejor nivel). Creyéndose (y probablemente siendo) superiores a cualquier otro rival sudamericano, da la sensación de que ningún equipo de la región motiva suficientemente a los jugadores de la verdeamarelha.

De esta aparente falta de motivación y del sistema de juego tan alejado de lo que es la escuela clásica brasileña se responsabiliza a Dunga, el entrenador de la Canarinha.

Durante el encuentro frente a Argentina, la afición brasileña respondió de esta manera a la sustitución dispuesta por Dunga: Luis Fabiano reemplazó a Adriano.

Salvo que ocurra un movimiento de sillones extraño y de última hora, Dunga tiene asegurada su participación como entrenador de Brasil hasta la disputa de los Juegos Olímpicos de Beijing.

Muchos otros entrenadores brasileños, sin embargo, se están moviendo abierta o veladamente para quedarse con el cargo de DT del equipo varias veces campeón del mundo. Los nombres que suenan más fuerte son los de Vanderlei Luxemburgo (hoy entrenador del Palmeiras) y Arthur Antunes Coimbra, Zico, hasta ahora entrenador del Fenerbahce de Turquía, y a quien también se vincula con la selección de Portugal, tras la salida de su compatriota Luiz Felipe Scolari.

Quien estuvo presente en el Mineirao como espectador de lujo fue Ronaldinho Gaúcho. Invitado por nuestros colegas de Globo para participar de la retransmisión, el 10 del Barça sorprendió –o no- a todo el mundo al afirmar que –pese a que ha tenido una temporada casi en blanco en lo que hace a alta competición- quiere volver cuanto antes a integrar la selección de su país.

Por insólito que parezca, el regreso de Ronaldinho (un jugador con el que Dunga no se lleva demasiado bien desde el punto de vista personal) parece ser la receta mágica que tiene preparada la CBF para resucitar a la selección brasileña.

El mismo presidente de la federación brasileña, Ricardo Teixeira, hizo este llamamiento público para que el jugador del Barcelona regrese a vestir de amarillo para jugar la cita olímpica en la capital china.

Dunga, convencido o no de esta inminente convocatoria de Ronaldinho, parece haber aceptado las sugerencias del Sr. Teixeira, y aseguró que él y la CBF tuvieron que dejar que el atacante “tocara fondo” para poder “ayudarlo” con la convocatoria a los Juegos Olímpicos.

"Tuvimos que dejar que Ronaldinho tocase fondo para ayudarlo. Él no está lesionado, pero no juega desde hace tres meses. Por eso, Paulo Paixão (preparador físico) va a trabajar con él", sostuvo Dunga en una entrevista al portal Terra.

Dunga matizó que la recuperación del astro del Barcelona español dependerá del jugador.

"Ahora, Ronaldinho sabe que va a viajar en la clase económica, junto con el resto del equipo. Y tiene que estar dispuesto a entrenarse", señaló.

El seleccionador brasileño explicó que la idea de convocarlo fue madurada por la comisión técnica desde hace tres meses, y que fue transmitida al presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, quien aceptó llevarla a cabo.

"Yo no podía ir hasta el jugador a exponerme. Por eso, Ricardo (Teixeira) dijo: 'Deje que yo mismo hablo con él'", detalló.

Teixeira defendió este viernes la convocatoria de Ronaldinho Gaúcho en una entrevista televisiva, y el jugador manifestó también su deseo de participar en los Juegos de Pekín.

Sobre el futuro profesional de Ronaldinho, la prensa brasileña se hace eco de las declaraciones que esta semana Deco efectuó a algún medio de comunicación español, al que aseguró que le gustaría contar con Ronaldinho como compañero en el Chelsea, el equipo por el que seguramente fichará el internacional portugués en los próximos días.

Además, desde hace algunas horas se estaría preparando desde los Estados Unidos una importante oferta de 40 millones de euros de parte del Los Angeles Galaxy al Barcelona por el fichaje de Ronaldinho Gaúcho.

Tan grave es la crisis que tiene Brasil para tener que tirar de Ronaldinho?

Dunga llegó al comando de la selección con el encargo de la CBF de formar un nuevo equipo, de renovar al equipo que dominó en el ámbito internacional desde mediados de la década del ’90.

Desde que comenzó su trabajo en Agosto de 2006, Dunga utilizó un total de 50 jugadores en sus convocatorias, y a pesar de haber jugado una gran cantidad de partidos, en algunas posiciones aún no encontró sustitutos para las grandes figuras que hasta hace poco vestían la camiseta de Brasil.

En el lateral derecho, ni Maicon ni Daniel Alves pudieron afirmarse en la posición y borrar el recuerdo de Cafú. En el lado izquierdo, la mejor solución que hasta el momento ha hallado Dunga para reemplazar a Roberto Carlos es Gilberto, el jugador de 32 años del Tottenham de Inglaterra.

En la punta de ataque ya casi nadie cree que Ronaldo pueda volver a lucir la 9 del equipo nacional. Su puesto aún está vacante. El entrenador ya intentó con Vagner Love, Afonso, Luis Fabiano, y Adriano.

Por lo que deja entrever en sus convocatorias, el jugador más importante para Dunga es Robinho, quien siempre ha estado presente en las lista oficiales del entrenador. Bajo el mando de Dunga, el jugador del Real Madrid ha defendido en 29 ocasiones la camiseta de Brasil.

Kaká (hoy lesionado) también cuenta con la preferencia del entrenador, quien aún no perdona al atacante del Milan y a Ronaldinho haber renunciado a la convocatoria de la Copa América del 2007, hasta ahora el máximo logro de Dunga como entrenador.

Donde quizás menos se entiende la “renovación” prometida por Dunga es en el mediocampo del equipo. Gilberto Silva, otro veterano de 32 años, siguió en su puesto pese a haber formado parte de la selección que disputó el Mundial 2006. Además, Dunga llevó al equipo nacional a Mineiro, de casi 33 años y jugador del Herta Berlin, y a Josué, de 28 años y volante central del Wolfsburg.

En el haber de Dunga dentro de su proceso renovador, hablando de la línea media de su equipo, figuran la convocatorias de Anderson (Manchester United) y Diego (Werder Bremen).

El propio Dunga, viendo las cosas con un poco de bondad, constituya una renovación absoluta en el banquillo de la selección, ya que no había entrenado hasta el momento a ningún equipo.

Volviendo al partido de este miércoles en el Mineirao, si bien Argentina fue superior a Brasil y quizás mereció quedarse con los tres puntos, hay que destacar la incapacidad del equipo de Alfio Basile para marcar en la portería local, y el esquema de juego demasiado defensivo con el que la Albiceleste saltó al terreno de juego.

Argentina jugó bien, con sacrificio, orden y solidaridad, pero sin espíritu de equipo grande, desperdiciando una oportunidad histórica de poder derrotar a Brasil como visitante.

Más allá del trámite del juego ante los brasileños, una de las cuestiones que más preocupa a la afición argentina es la supuesta mala relación entre Juan Román Riquelme y Lionel Messi.

Al regresar a Buenos Aires, ninguno de los jugadores de la selección efectuaron declaraciones, y dejaron entrever su malestar con los rumores publicados por la prensa. Unas horas más tarde, el capitán del seleccionado Javier Zanetti desmintió cualquier enfrentamiento grave entre Riquelme y Messi, a la vez que consideró como normal que en un grupo de 25 jugadores existan algunas diferencias.

Visto lo visto, la clasificación de las Eliminatorias Sudamericanas quedan de esta manera:

- Paraguay, 13 puntos

- Argentina, 11 puntos

- Colombia, 10 puntos

- Chile, 10 puntos

- Brasil, 9 puntos

- Uruguay, 8 puntos

- Venezuela, 7 puntos

- Ecuador, 5 puntos

- Bolivia, 4 puntos

- Perú, 3 puntos

La séptima jornada se disputará a principios de Septiembre, con el siguiente fixture:

- Chile vs. Brasil

- Colombia vs. Uruguay

- Ecuador vs. Bolivia

- Argentina vs. Paraguay

- Perú vs. Venezuela

View blog reactions

O lo que es lo mismo: Brasil y Argentina deben reconocer que ya no se le gana a ninguna selección sudamericana tirando de un historial generoso en victorias y de plantillas plagadas de figuras.

Este pasado fin de semana, en sus respectivos partidos por la quinta jornada de las eliminatorias mundialistas de la CONMEBOL, la Canarinha y la Albiceleste decepcionaron profundamente. Las dos selecciones más poderosas del continente americano en ningún momento ejercieron de equipo, y optaron por aburrir con su colección de egos. Paraguay y Ecuador, los rivales de brasileños y argentinos -con realidades bien diferentes en la tabla de posiciones- fueron la antítesis de los dos gigantes, a quienes dejaron en evidencia por su falta de ambición y su desidia.

Los malos resultados de Brasil (que cayó como visitante frente a Paraguay por 2-0, tras jugar con un hombre de más durante todo el segundo tiempo), y de Argentina, que empató 1-1 en Buenos Aires ante Ecuador (con un rocambolesco gol conseguido en el minuto 94 por Rodrigo Palacio) seguramente fueron la noticia más destacada de este quinto capítulo de la clasificación a Sudáfrica 2010 en Sudamérica, pero -por supuesto- los cinco encuentros de este fin de semana dejaron mucho más que eso.

URUGUAY 1 vs. VENEZUELA 1:

El equipo de Oscar Washington Tabárez necesitaba asegurar los tres puntos para -por fin- acercarse a las cuatro primeras posiciones, que otorgarán a sus ocupantes la clasificación directa a la próxima Copa del Mundo. Todo se puso bastante de cara luego de que un cabezazo del central Diego Lugano pusiera en ventaja a la Celeste a los 11 minutos de juego. Pero la escuadra charrúa fue apenas un espejismo de lo que podría ser. Hace mucho tiempo que el bicampeón mundial no tiene una plantilla de los quilates que posee en estos momentos. Sin embargo, los nombres no aparecieron, el Estadio Centenario no pesó a su favor, y el entrenador se equivocó -y mucho- en la conformación del equipo y en los cambios propuestos frente a Venezuela.

Un mal día lo puede tener cualquiera. Hasta al más fantástico de los equipos le pueden fallar sus estrellas. Lo que no es admisible es que un entrenador de la experiencia y la contrastada sabiduría de Tabárez plante sobre el terreno de juego un once titular en donde dos posiciones clave (el portero y el "10") sean ocupadas por jugadores que hace meses que no tienen con minutos y continuidad en sus respectivos equipos de liga.

El golero fue Fabián Carini, que hace unos años apuntaba a ser el mejor arquero sudamericano, pero que su llegada a un equipo como la Juventus (donde siempre estuvo relegado por otros grandes porteros) terminó perjudicando de una manera notable a su promisoria carrera. En esta temporada de liga que acaba de terminar Carini estuvo defendiendo los colores del Real Murcia. Le hemos podido seguir de cerca y, para ser honestos, ha sido uno de sus peores años. En el gol de la Vinotinto Carini tuvo una clara responsabilidad, dejando a la vista su falta minutos de juego.

El segundo pecado del técnico fue la inclusión de Nacho González como armador del equipo. El jugador que hasta hace seis meses deslumbraba a todos dentro y fuera de Uruguay al manejar los hilos de un brillante equipo de Danubio apenas si ha podido disfrutar del contacto con el balón en este semestre que lleva defendiendo los colores del Mónaco en la Ligue 1.

El fútbol uruguayo cuenta con muy buenos porteros, una especialidad de la casa, dentro y fuera de sus fronteras. Entre ellos, Juan Castillo, actual guardameta del Botafogo de Brasil.

Y en la posición de enganche o volante creativo, también existían otras opciones quizás más adecuadas que González: Luis Suárez podría haber jugado en ese sector de la cancha. Y otra variante más específica habría sido la convocatoria de los dos mejores jugadores del Torneo Clausura que acaba de terminar: el veterano Toni Pacheco, del Peñarol, o Robert Flores, desde hoy jugador del Villarreal, y considerado como la auténtica revelación del certamen oriental, donde fue el motor del River Plate de Montevideo, el equipo que mejor fútbol desplegó en este primer semestre del 2008. Ni Pacheco ni Flores fueron convocados por Tabárez, quien no tenía ningún dentro de su plantilla a ningún jugador para reemplazar a González y que se pueda desempeñar de manera natural en la posición de "10".

Para el encuentro que en una pocos minutos Uruguay disputará ante Perú en el Centenario por la sexta jornada de las eliminatorias Carini será reemplazado por Juan Castillo. Además, el equipo incluirá a Cristian el Cebolla Rodríguez en la posición de mediapunta, acompañando en el ataque a Carlos Bueno. Rodríguez no pudo disputar el partido ante Venezuela debido a que cumplió con una sanción por acumulación de tarjetas amarillas.

Jugando como local en Montevideo, Uruguay ya se ha dejado varios puntos en el Centenario: los del empate 2-2 frente a Chile por la tercera jornada y los del pasado sábado en la igualdad contra los venezolanos. Salvo la goleada ante Bolivia por 5-0, Uruguay ha cosechado además una derrota por 1-0 ante Paraguay, y otra por 2-1 frente a Brasil.

Venezuela, por su parte, hizo un partido muy serio y no habría sido ninguna exageración o injusticia que la Vinotinto se hubiera quedado con los tres puntos. El equipo afrontó con muy buen talante el primer partido oficial del entrenador César Farías, quien reemplazó al polémico Richard Páez, presentado hace pocos días como nuevo director técnico del Alianza Lima de Perú.

Es innegable que el fútbol venezolano, junto con el de Ecuador, está atravesando por un proceso vertiginoso de crecimiento y de generación de jugadores de calidad. El equipo que otrora era la Cenicienta del fútbol sudamericano ha dado un golpe de autoridad en el Centenario y estuvo a punto de cerrar una semana histórica, tras haber derrotado en un amistoso a Brasil. En mi opinión dos jugadores destacaron con luz propia en la Vinotinto: el portero Renny Vega y el volante Ronald Vargas, autor del gol del empate ante Uruguay.

 

PERÚ 1 vs. COLOMBIA 1:

El partido disputado en el Monumental de Lima puede dividirse casi en partes iguales: la primera fue dominada casi en su totalidad por los colombianos, y la segunda contó con una neta superioridad local.

De a poco, el entrenador Jorge Luis Pinto devuelve su mejor imagen a Colombia, que supo ser hasta hace pocos años "la tercera potencia" sudamericana, detrás de Brasil y Argentina.

La escuadra cafetera pudo desarrollar durante casi la totalidad de los primeros 45 minutos el juego típico que define a la escuela colombiana, cuyas bases fueron sentadas por Pacho Maturana, abrevando de lo mejor de la tradición argentina y brasileña. Colombia toca, toca, toca, toca, toca. A veces de manera lenta, es cierto, pero es un juego que no aburre. Toca hasta el hartazgo, hasta abrir por la mitad a sus rivales. Fabián vargas y Freddy Guarín demostraron que pueden ser el muro de contención del que los colombianos adolecían. Y en Macnelly Torres los de Rueda tienen a un fantasista con el que quizás no contaban desde la época de Carlos Valderrama. Además, son sólidos en defensa, y cuentan con delanteros de calidad, como Edixon Perea y Hugo Rodallega, autor del gol colombiano.

Lo de Perú es una auténtica paradoja. El país andino se ha convertido desde hace años en uno de los países que -proporcionalmente hablando- más futbolistas exporta hacia Europa. Sin embargo, en estos momentos es una de las peores selecciones sudamericanas junto con la de Bolivia.

El equipo nacional peruano vive desde hace varios años un auténtico desgobierno. Dos hombres de carácter y con los galones suficientes como comandar a una selección, Julio César Uribe y el actual entrenador José Chemo Del Solar, no han sido capaces de revertir esta situación que, indudablemente, ha impactado de manera muy negativa en la realidad del conjunto bicolor, llegando  al extremo de que muchos ya consideran que la escuadra ya no tiene ningún tipo de opción de clasificar al próximo mundial.

El gol de Juan Carlos Mariño, conseguido poco antes de la finalización de la primera mitad, reanimó al equipo que, durante la segunda mitad, dominó el trámite del encuentro. Sin embargo el equipo de Del Solar (que el sábado no se presentó a la rueda de prensa oficial tras el partido y de quien se dice que podría ser cesado si esta noche Perú es derrotada ante Uruguay) adoleció de una notable falta de puntería frente a la portería defendida por Agustín Julio.

 

PARAGUAY 2 vs. BRASIL 0:

Debo confesarlo. Me he hecho hincha de este Paraguay versión Tata Martino. Ningún selección sudamericana está tan trabajada y tiene las cosas tan claras como la Albirroja. El germen de este equipo que hoy domina cómodamente las eliminatorias se dejó ver por primera vez hace un año, en la Copa América de Venezuela, donde Paraguay tuvo momentos de gran efectividad y de alta calidad (por ejemplo, en la goleada ante Colombia).

Paraguay ha cambiado mucho en los últimos años. Hasta hace unas temporadas, su juego se basaba en una defensa que rozaba el límite de lo legal, y una contundente efectividad en el juego aéreo. Hoy los guaraníes mantienen eso (aunque ya son mucho más dúctiles y menos violentos en la zaga), pero le suman mucha calidad, y el hecho inédito de que todos los integrantes del equipo titular de la selección juegan fuera del país, en ligas de calidad y con posiciones de responsabilidad en sus respectivos equipos.

Gerardo Martino le ha dado a este Paraguay de excepción los fundamentos tácticos que otros entrenadores menos evolucionados no habían sabido otorgarle. El equipo puntero es un conjunto refinado, vertical y que permanentemente sabe leer sus partidos. Los guaraníes han agregado recursos que anteriormente le eran desconocidos, como el permanente relevo que efectúan laterales y volantes. Pero, sobre todo, Paraguay ha ganado en confianza, en dominio psicológico de los partidos. Y la prueba más patente de este hecho fue el encuentro ante Brasil, que se vio ampliamente superado por un equipo que durante toda la segunda mitad jugó con diez efectivos, tras la expulsión del defensa de Pumas de la UNAM Darío Verón.

Tal es la fortaleza anímica de este equipo que el segundo gol fue anotado por Salvador Cabañas minutos después de la expulsión de Verón (el primero de ellos había sido conseguido por Roque Santa Cruz).

Paraguay inició su camino a Sudáfrica empatando sin goles ante Perú en la primera jornada. Luego venció 1-0 a Uruguay. Más tarde goleó a Ecuador por 5-1. Y en la cuarta jornada se impuso a Chile por 0-3. Solo un gol en contra en cinco partidos, contando la victoria del domingo.

Sobre Brasil, poco y nada que decir. La canarinha ha firmado su peor partido en lo que llevamos de eliminatorias. Estuvo completamente desdibujado y borrado del terreno de juego por Paraguay. Menos Kaká, que se recupera de una operación practicada hace un mes aproximadamente, Dunga puso sobre el terreno de juego lo mejor que tiene, su once de gala. Sin embargo, el actual campeón americano no inquietó seriamente en ningún momento la portería defendida por el portero de Newell's Justo Villar.

Si alguien merece ser destacado en Brasil, quizás debamos reslatar a Luis Fabiano y a Diego, los únicos que intentaron hacer algo frente a Paraguay. Últimamente, el Defensores del Chaco se está convirtiendo en un escenario maldito para los varias veces campeones del mundo.

 

ARGENTINA 1 VS. ECUADOR 1:

Un resultado absolutamente injusto para Ecuador, que jugó de manera mucho más sólida que Argentina, un grupo de once futbolistas zombies y que permanentemente buscaron llegar a la victoria a través del destaque individual, jamás de manera colectiva.

La Tricolor además de tener un grupo de jugadores de considerable talento es un conjunto de atletas. Probablemente el equipo ecuatoriano sea el más fuerte -físicamente hablando- de toda la CONMEBOL, un dato que -creo- no fue tenido en cuenta por el entrenador de Argentina, Alfio el Coco Basile.

El mediocampo de Ecuador se fagocitó al de Argentina, que contaba con el veterano Juan Sebastián Verón -un gran jugador, pero a quien quizás la camiseta de la selección ya le queda un poco grande- como uno de los encargados de cortar el circuito de juego de los visitantes. La Bruja demostró el domingo que su toque de balón sigue siendo de nivel selección, pero que su capacidad física no está a la altura. Al menos no en estos momentos.

Basile no está trabajando como entrenador del equipo nacional, sino -como él mismo indicó al inicio de su gestión- como seleccionador, es decir, como ojeador de uno de los conjuntos más lujosos del mundo. Es bastante decepcionante que la federación argentina acepte esta situación, y que se resigne a renunciar al trabajo táctico, una de los aspectos claves de grandes equipos de Argentina, como ocurrió en las gestiones de Carlos Bilardo, Daniel Passarella, o Marcelo Bielsa. Pero viendo que este tema no tiene solución de momento (Basile está firme en su cargo), la faceta de seleccionador llevada a cabo por el Coco deja mucho que desear. Admitamos que ser seleccionador (ojeador) de un equipo como la selección albiceleste no es la tarea más complicada del mundo. Por suerte para el fútbol de Argentina los jugadores de ese país triunfan y brillan en las mejores ligas del mundo, y pocas veces se contó con una plantilla de seleccionables tan rica y vasta. Cualquiera de nosotros podría ser seleccionador de Brasil y Argentina. Digo que Basile ha fallado como seleccionador al alinear a veteranos como Verón o Javier Zanetti, quien también se vio superado en varios momentos del partido por Ecuador. Estarán estos dos jugadores o Julio Cruz en el equipo que viajará a Sudáfrica? Creo que no, ya que incluso el propio Basile lo ha dado a entender. Entonces, para qué convocarlos en estos compromisos de eliminatorias? Julio Curz ha sido maltratado por la selección argentina, pero ahora es tarde para remediar ese agravio. Ahora es hora de probar a otros delanteros centro, como Gonzalo Higuaín o Fernando Cavenaghi. Tambien es hora de que -de una vez por todas- se encuentren alternativas para los partidos en los que Juan Román Riquelme es anulado por el equipo contrario. Muchos partidos han pasado desde el inicio de este segundo ciclo de Alfio Basile al frente de la selección argentina, y esta sigue siendo una cuestión pendiente. No dudo de la capacidad de manejo del vestuario que tiene el Coco, pero tácticamente no aporta nada. Los jugadores argentinos son especialistas en sus equipos de liga. Están acostumbrados a jugar con variantes, a ser polifuncionales, a saber cambiar de libreto en medio de un partido. Es incomprensible que Basile no sepa aprovechar esta ductilidad.

Ecuador ha cuajado un gran partido en El Monumental. Jamás se descubrió ante Argentina, y de a poco se hizo con el control del encuentro. Actuaciones destacadas del portero José Francisco Cevallos, el capitán Iván Hurtado, los volantes Segundo Castillo, Luis Antonio Valencia y Patricio Urrutia (autor del gol tricolor en el minuto 69), y del delantero Carlos Tenorio.

Con su poderío físico Ecuador desgastó a Argentina a lo largo del partido, y solo se vio privado de la victoria por el excesivo celo de referee boliviano René Ortubé, que extendió el encuentro hasta el minuto 94 (momento en el que Rodrigo Palacio consiguió el inmerecido empate para los locales).

Lentamente, y luego de haber iniciado su proceso de renovación, Ecuador vuelve a circular por la carretera que le llevó a clasificar a los dos últimos mundiales.

 

BOLIVIA 0 vs. CHILE 2:

Vital triunfo para el equipo chileno, que tuvo a su máxima estrella en Gary Medel, autor de los dos goles de la Roja. Tal como efectuó alguna vez cuando conducía a Argentina, Marcelo Bielsa conformó un equipo fantasma, especialmente diseñado para jugar en la altitud del Hernando Siles de La Paz. De los habituales titulares de la selección chilena, solo han jugado Claudio Bravo, Gary Medel, Alexis Sánchez y Humberto Suazo.

La Bolivia de Erwin Platini Sánchez sigue siendo el mismo equipo que vimos en la Copa América: nos gusta su intención de siempre jugar bien, de cuidar el balón, de ser ofensivo. Pero el conjunto del país del Altiplano es enormemente ingenuo en materia defensiva. Ni siquiera delanteros de buena calidad a nivel internacional como Juan carlos Arce o Marcelo Moreno Martins pueden suplir las deficiencias de las que adolece la selección boliviana. Al igual que Perú, Bolivia tiene un panorama muy complicado en lo referente a la clasificación para el Mundial de Sudáfrica.

 

Clasificación:

- Paraguay, 13 puntos

- Argentina, 10 puntos

- Colombia, 9 puntos

- Brasil, 8 puntos

- Venezuela y Chile, 7 puntos

- Uruguay, 5 puntos

- Ecuador, 4 puntos

- Perú, 3 puntos

- Bolivia, 1 punto

View blog reactions

EUROCOPA 2008: BRASIL 6 VS. ARGENTINA 1

Publicado por latitudfutbol.net | 5:11 a. m. | , , | 6 comentarios »

No, no me he vuelto loco. Pero este es el resultado de cotejar la cantidad de futbolistas nacidos en América Latina y que ahora mismo están disputando la Eurocopa defendiendo los colores de selecciones del Viejo Continente.

Brasil y Argentina son los únicos dos países "representados" en el certamen de Austria y Suiza, y el reparto de efectivos es el siguiente:

GRUPO A

Selección de Portugal: Képler Laveran Lima Ferreira, conocido por todo el mundo como Pepe. El central del Real Madrid nació en  Maceió, Brasil. Además del defensa del campeón de España el equipo luso cuenta con otro brasileño, el aún jugador del F.C. Barcelona Anderson Luis de Souza Deco, originario de Sâo Bernardo do Campo.

Selección de Turquía: El conjunto nacional otomano también tiene un brasileño entre sus filas, Mehmet Aurélio, conocido como Marco Aurélio hasta antes de adoptar la nacionalidad turca. El volante del Fenerbahce nació en Rio de Janeiro.

GRUPO B

Selección de Alemania: el equipo entrenado por Joachim Löw tiene un delantero carioca, Kevin Kurányi, atacante del Schalke 04.

Selección de Polonia: por increíble que parezca la escuadra rojiblanca cuenta entre sus efectivos con el volante Roger Guerreiro, jugador del Legia Varsovia, y nacido en Sao Paulo, Brasil.

GRUPO C

Selección de Italia: los "azzurri" alínean desde hace años al volante de la Juventus Mauro Camoranesi, nacido en la ciudad de Tandil, Argentina.

GRUPO D

Selección de España: este es fácil... Luis Aragonés ha convocada para esta Euro al centrocampista del Villarreal Marcos Senna, originario de Sao Paulo, Brasil.

View blog reactions

Y, finalmente, el Club Atlético River Plate volvió a ser campeón de Argentina. "Vaya noticia", pensarán algunos. La entidad millonaria es una de las más importantes de América Latina, su prodigiosa cantera ha brindado al fútbol mundial -tan solo tomando los tres últimos lustros- a una serie de talentos difícilmente discutibles como Pablo Aimar, Hernán Crespo, Matías Almeyda, Ariel Ortega, Andrés D'Alessandro, Germán el Mono Burgos, Javier Mascherano, Fernando Cavenaghi, Marcelo Gallardo, Santiago Solari o Javier Saviola, y por el club de la banda roja han pasado recientemente futbolistas de máximo nivel internacional como Roberto Fabián Ayala, Julio Cruz, Enzo Francescoli, Marcelo Salas o Esteban Cambiasso. La nómina de efectivos históricos de River impone respeto con solo mencionar a un puñado de nombres, como Daniel Passarella, Norberto Osvaldo Alonso, Ramón Díaz, Walter Gómez, Oscar Mas, Amadeo Carrizo, Ubaldo Matildo Fillol, Leopoldo Jacinto Luque, Mario Kempes, J.J. López, Oscar Ruggeri, Juan Pablo Angel, Antonio Alzamendi, Enrique Omar Sívori, Néstor Rossi y Alfredo Di Stefano, sin olvidar a la mítica alineación llamada la Máquina, que en la década del '40 conformó uno de los mejores equipos de toda la historia riverplatense, con cinco atacantes de lujo: Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna, y Félix Lousteau.

La Máquina.

Los integrantes de "La Máquina"

Dónde está la novedad? Qué es tan atípico para que anunciemos tan enfáticamente el regreso del club argentino a la senda de la victoria? Pues, lisa y llanamente, el hecho de que los millonarios se ciñieran la corona de campeones del Torneo Clausura 2008 exactamente cuatro años después de haber obtenido el Clausura 2004.

Quizás mucho más que en cualquier otro equipo grande a nivel latinoamericano estas cuatro temporadas de sequía para el club del barrio de Núñez han llevado a la institución argentina a estar al borde de una situación terminal deportiva e institucionalmente hablando. River ha estado jugando a la ruleta rusa con balas cargadas del poder para licuar el venerable e impresionante pasado (añejo y reciente) de River Plate, el incomparable respaldo de una afición como pocas existen en el mundo, y el aura de club serio que a lo largo de su historia había ostentado.

Antes de este triunfo en el primer semestre del 2008 el último equipo ganador millonario fue el entrenado por Leonardo Astrada, aunque probablemente es Ramón Díaz, que desde mediados de la década de los '90 obtuvo cinco campeonatos nacionales y dos a nivel internacional (entre ellos, una Copa Libertadores), quien mejor ha entendido y desentrañado las claves del placer de la afición de River.

La llegada del por entonces prístino y esperanzador José María Aguilar como presidente del club en el año 2001 determinó el prinicipio del fin de una época de hegemonía millonaria pocas veces igualada. Tras ganar el Clausura 2002, Aguilar cesó a el Pelado Díaz por "no tener un perfil acorde" con el de la entidad del barrio de Núñez. Manuel Pellegrini y el mencionado Astrada suplieron aceptablemente su papel de sustitutos de Ramón, pero ninguno hizo jugar a River con el lujo, la explosión ofensiva y el descaro que Díaz le imprimía.

A Aguilar no le gustaba (y sigue sin gustarle, aunque hoy daría todo por conseguir el regreso del riojano al Monumental) el estilo de Ramón Díaz. Socarrón, personalista, amante de la exposición mediática, el riojano eclipsó en todo momento a Alfredo Davice y David Pintado, los dos presidentes que le sustentaron en su cargo. El actual mandatario, que llegaba para sanear la gestión del club y dar una inyección de ética y transparencia, no quería ser visto como un continuista de sus predecesores y bajó el pulgar a la permanencia del ex goleador.

Esa decisión, pese a las ligas obtenidas por Pellegrini y Astrada, marcaron el cambio de ciclo en el fútbol argentino en favor de Boca, que bajo la tutela de Carlos Bianchi casi borró del mapa a sus primo hermano de la otra punta de la ciudad.

Hoy, la situación política de River es crítica. José María Aguilar ha defraudado a casi todos lo que habían visto en él la contraparte riverplatense de Mauricio Macri. La oposición (River no es una sociedad anónima, sino que en términos españoles es una institución de corte parecido a el Barcelona, el Real Madrid o el Athletic de Bilbao) pide su dimisión, el club no tiene dinero para fichar figuras, su entorno ha sido denunciado por estar vinculado a los ultras del club -vinculados últimamente con hechos de violencia muy graves-, y de aquel joven abogado que llegó al poder para modernizar, democratizar y librar a la entidad de sus lacras y vicios (algún símil en la liga española, quizás?) nada queda.

La gestión de Aguilar (en especial su segunda legislatura) se ha fagocitado a entrenadores como Reinaldo Mostaza Merlo y Daniel Passarella, dos ídolos de la afición millonaria y de éxito previo en River y en otros equipos.

Estando el club como está, cuál ha sido el factor que ha conseguido devolver al C.A.R.P. al primer puesto del campeonato argentino?

Creo que el gran factotum de este triunfo es Diego Pablo Simeone, el entrenador que tomó las riendas del primer equipo a fines de Diciembre de 2007. El Cholo debutó como entrenador en Racing en la temporada 2006 y en poco menos de dos años ya ha conseguido dos campeonatos argentinos: el Apertura 2006 con Estudiantes de La Plata, y el Clausura 2008 con River.

Simeone fue hasta hace apenas unos años el máximo referente de la selección argentina tras el retiro de Diego Maradona. Como jugador ha sido entrenado (tanto en la selección como en la gran cantidad de equipos de liga de los que ha formado parte) por entrenadores de todas las escuelas y estilos imaginables. Simeone sabe qué significa jugar en una seleccion de élite, ha vestido la camiseta de grandes de Europa, ha luchado en la segunda división de Italia, y ha sabido sufrir vistiendo la camiseta de un club importante que lucha por mantener la categoría.

Si algo acertado ha hecho la junta directiva encabezada por José María Aguilar fue contratar a Simeone. La actual plantilla de River es una de las peores que se recuerdan en Núñez en los últimos años. Y los refuerzos que le han conseguido a el Cholo no pueden sino ser considerados como de tercera categoría (en un momento no demasiado lejano la contratación de un veterano como Sebastián Abreu habría sido considerada por parte de los seguidores millonarios como de algo menos que una broma de mal gusto). Viendo lo que tenía en mano, tomando conciencia de que el 3-3-3-1 que intentó en la pretemporada de Mar del Plata era una quimera con los efectivos con los que contaba. el entrenador no se quedó quieto. Y terminó conformando un equipo no demasiado bello, sin excentricidades tácticas, pero efectivo en el ámbito argentino. River, bajo el mando de Simeone, fue capaz de ganar la liga y sobreponerse a la eliminación en la Copa Libertadores y a la caída ante Boca. Algo nada fácil en los tiempos que corren en el Monumental.

River toma oxígeno en lo deportivo, pero se sigue incendiando en el departamento institucional. Las urgencias que el club aún padece deben ser resueltas de manera perentoria. Una urgencia a sumar será -no me cabe ninguna duda- la de evitar que Simeone emigre al fútbol europeo (en España hay un club de primera división que está esperando que el Cholo estampe la firma en el contrato que le han ofrecido).

Otro asunto a resolver inmediatamente será el de retener a la nueva joya que ha salido de la cantera del club: el volante creativo Diego Buonanotte, otro de los motivos de ilusión que tiene hoy por hoy el hincha gallina. Otro exponente más de esa formidable marca de la casa que tienen en River: los enganches.

La victoria del pasado domingo ha otorgado a River su campeonato número 33 en la era profesional y a nivel nacional (una cifra ampliamente superior a las 22 ligas que tiene Boca, un equipo que suma una apabullante cantidad de títulos a nivel internacional). Un número que habla por sí solo de la importancia que tiene este club en Argentina.

En la Bombonera soplan vientos de cambio. La generación de jugadores que con Carlos Bianchi ha sido protagonista de la hegemonía xeneize durante la última década parece estar llegando a su punto más bajo, y quizás Boca deba nutrirse, rearmarse para volver a dar pelea en Argentina y Sudamérica.

Sabrá el club aprovechar este momento? Aprenderá a sacar partido el equipo de la Banda de este campeonato para volver a ser protagonista? Dejando a Boca de lado, en estos momentos parece que el único que podría entrometerse en su camino es Estudiantes de La Plata, o quizás el Independiente de Claudio Borghi. Estarán -por fin- la dirigencia, los jugadores y el cuerpo técnico a la altura de la ilusión de los millones de seguidores que tiene River en todo el mundo? La Copa Sudamericana y el próximo Torneo Apertura nos darán la respuesta.

View blog reactions

LATITUD DE FÚTBOL - 08 DE JUNIO

Publicado por latitudfutbol.net | 9:31 p. m. | | 0 comentarios »

View blog reactions

LATITUD FÚTBOL - 01 DE JUNIO

Publicado por latitudfutbol.net | 12:02 a. m. | | 1 comentarios »

View blog reactions

La antesala. El momento preliminar. La posibilidad de ser -en algún caso por primera vez en toda su historia- noticia a nivel global. Comenzar a oler la gloria de cerca. Atizar el fuego de la gesta final.

Así están ahora, mientras escribo este demorado post, los planteles del América de México y de Liga de Quito. Velando armas para el duelo de esta noche en Casa Blanca, en Ecuador. Dos semifinalistas de la Copa Libertadores que no entraban en los planes de nadie, pero que afortunadamente están aquí, golpeando en el portal del cielo futbolístico latinoamericano.

Los aficionados aztecas aún están tratando de asimilar la oficialización del sueco Sven-Göran Eriksson como entrenador de la selección de su país (Qué fuerte, no?), al tiempo que no pueden entender cómo este equipo de las Águilas -probablemente el de peor performance en un campeonato local en toda la historia del gigante mexicano- tenga aún chances de ser finalista del máximo certamen internacional de clubes tras la Champions League.

Muchos son los motivos por los cuales el América ha llegado a este estado. Es un club poderosísimo desde el punto de vista económico, controlado con un mando a distancia desde el lujo de una villa de Miami por Emilio Azcárraga Jean, el presidente del Grupo Televisa, el grupo mediático más importante de habla en castellano de todo el mundo, con intereses en todo el continente americano (incluyendo el vital mercado estadounidense), e incluso con participación en España (es parte del conglomerado accionario de la Sexta... o al menos lo era al momento de la fundación de la cadena donde trabajan Andrés Montes, Salinassssssss y el Capitán Narváez.

El América puede fichar lo que desee. Tiene la capacidad de competir económicamente hablando con casi todos los equipos fuertes de Europa en ese sentido. Solo la distancia y el desconocimiento generalizado que existe sobre la realidad de la liga de México impiden a las Águilas hacer valer más sus dólares que los euros  de los grandes del Viejo Continente. El dinero llega desde el sur del Estado de Florida -temporada tras temporada- para que el equipo azulcrema contrate todo lo que el entrenador o el consejo de administración de turno determinen.

Los de Coapa han pecado -dentro de este marco de recursos financieros virtualmente inagotables- de galactismo. Fichan nombres, figuras que brillan en otros equipos de dentro y fuera de México como si de una colección de cromos se tratara. Hasta ahora esta fórmula florentinista (si se me permite la comparación) les ha dado resultado. Pero este Clausura 2008 ha sido el que les ha obligado a repensar su modus operandi. La plantilla americanista es una de las más descompensadas del panorama mundial. Los errores logísticos y tácticos de Daniel Alberto Brailovsky al conformar este equipo en la última parte del 2007 no han podido ser remedados más tarde por Rubén Omar Romano, un entrenador súper ofensivo, que tampoco ha sabido calibrar a esa supuesta arma de precisión que deberían haber sido las Águilas en este primer semestre del 2008.

Dos entrenadores argentinos que salieron por la ventana tintada y blindada de los despachos a los que solo se llega en helicóptero. Ya sin posibilidades de entrar en los play off del Clausura y con un 2-4 en el partido de ida de los octavos de final de la Libertadores ante nada más y nada menos que el Flamengo, el marrón de bajar el telón a esa nefasta campaña quedó en manos de un hombre del club de Juan Antonio Luna, uno de los formadores de las fuerzas básicas del equipo más popular de México.

En el fútbol los milagros existen. Y los excesos de confianza también. El milagro lo puso en el Maracaná el Cabezón Luna, que cambió completamente al equipo. Reordenó sus líneas. Lo hizo un poco más defensivo y vertical (aunque suene paradójico). Y -sin nada que perder- terminó goleando al equipo brasileño por 3-0 en Río de Janeiro. El exceso de confianza, el menospreciar a un rival al que consideraban muerto y enterrado, la falta de respeto a su afición... todo aporte del Mengao.

Con una menor cuota de heroicidad, luego el América se deshizo del Santos, que está muy lejos de reencarnar en una nueva generacion de meninos da Vila. Contra todo pronóstico, las Águilas -que en el partido de ida de estas semifinales no estuvieron a la altura del Estadio Azteca y empataron 1-1 ante la Liga- no pueden ser descartados como uno de los dos finalistas de la Libertadores.

El América es un grande y siempre -por esas cosas que tienen los equipos que están acostumbrados a luchar por cosas importantes- tiene que ser tenido en cuenta en todo pronóstico. Pero si hay un conjunto que ha destruido cualquier apuesta previa (hay gente que debe haber hecho ya mucho dinero jugando sus euros por estos jugadores) es la Liga de Quito. El conjunto ecuatoriano fue el primero en conseguir el pase a la segunda ronda y -pese a ello- no fue considerado un candidato serio. Así como al América le tocaron dos brasileños, a los albos se le pusieron de por medio dos huesos argentinos, como Estudiantes de La Plata (uno de los equipos más competitivos y equilibrados de ese país), y San Lorenzo de Almagro, un conjunto que este año cumple su centenario de vida, y que a golpe de talonario conformó una escuadra de lujo.

Lo del fútbol ecuatoriano ya no es casualidad. Es una evolución constante y notable, pese a las carencias económicos imperantes en el país, a lo poco desarrollado que está su campeonato (que en esta temporada tiene 12 participantes, pero que hasta el 2007 solo contaba con 10 equipos), y al desprecio del que ha sido objeto históricamente. Primero fue la selección, que para sorpresa de toda Sudamérica consiguió dos clasificaciones consecutivas a los últimos mundiales, de la mano de la escuela colombiana de entrenadores (Francisco Pacho Maturana, Hernán Darío el Bolillo Gómez y Luis Fernando Suárez), y ahora parece ser Liga de Quito, el equipo moldeado por un batallador como Edgardo el Patón Bauza, el encargado de volver a levantar el estandarte del balompié ecuatoriano.

En palabras de Bauza -acertadísmo y medido, lejos siempre de la euforia- a Liga no le sobra nada. Es la antítesis del América. Es un equipo armado en base a las sobras de otros equipos (Claudio Bieler, ex Colo Colo), ex grandes promesas que se aferran a la última oportunidad de subirse un tren a la historia del fútbol (Damián Manso, ex Newell's, Independiente, Bastia, y Xanthi), y jugadores de irrupción explosiva en el panorama sudamericano, como el atacante Joffre Guerrón, pretendido en estos momentos por todos los equipos grandes de América y por alguna entidad europea, como el Getafe.

Pero LDUQ no se suscribe solo a estos tres jugadores. El equipo de Casa Blanca tiene un más que correcto portero (José Francisco Cevallos); un mariscal que pendula entre la defensa y el mediocentro táctico, como Paul Ambrossi; un volante con muchísimo gol, como Luis Bolaños; un veterano killer del área que aún tiene mucha pólvora en sus botas, como Tin Delgado... una plantilla humilde, pero con mucha riqueza de recursos, con mucho fondo de banquillo. En cuanto a hambre de hacer historia, por la forma en que se vacían sobre el terreno de juego, por la ilusión con la que toda la afición ecuatoriana empuja a la Liga, el equipo de Quito merece -quizás más que ninguno de sus tres compañeros de fase- llegar a la final.

Sobre Boca y el Fluminense, los otros dos semifinalistas -que a mitad de la pasada semana igualaron 2-2 en el estadio de Racing de Avellaneda- hemos hablado mucho y seguiremos hablando seguramente.

El partido de ida fue de altísima calidad, derrumbando uno de los mitos más hirientes que pesan sobre el fútbol sudamericano: la lentitud. Xeneizes y el Fluzao jugaron a un ritmo endemoniado, sobre todo en la primera mitad. Riquelme y su ballet no pararon de generar ocasiones, y los jugadores de Renato Gaúcho supieron contestar con la misma agresividad. Los dos jugadores indicados para brillar y ponerse sus respectivos equipos al hombre (Román y Thiago Neves) no defraudaron... incluso marcaron goles.

Pese a que no marcó, en Boca nuevamente Rodrigo Palacio volvió a hacer un gran partido. Y por el lado de los cariocas, el defensa Thiago Silva dejó entrever a un jugador de enorme categoría y carácter, firmando un partido que le ha elevado a la categoría de ídolo de la afición tricolor.

Más allá del desafortunado error del portero Pablo Migliore en el segundo gol del Fluminense, Boca parece empecinado en tener que definir su llegada a la final sufriendo. Ha jugado con fuego ante el Atlas y frente al Cruzeiro, y hasta ahora la apuesta le ha salido bien. Volverá el equipo de Carlos Ischia a tirar de su mística copera y regresará el jueves a Buenos Aires con el boleto a la final obtenido -nuevamente- frente a un equipo brasileño? O podrá más la ilusión del decano del fútbol carioca, que hasta ahora no se estrenado en eso de ser campeón a nivel sudamericano? Si hay una temporada propicia para que el Flu se corone como emperador de América es esta. Pocas veces en su historia los tricolores han tenido una plantilla tan potente como la actual. Con jugadores como el arquero Fernando Henrique, el mencionado Thiago Silva, el brillante mediocentro Arouca, la sobriedad de Cícero, el aporte constante de Darío Conca, el salto de calidad que aporta Thiago Neves, y la pegada que arriba tienen hombres como Washingyon y Dodô, sería injusto que un equipo como este quedara en el olvido si fuera eliminado por los argentinos.

Dos semifinales como hace mucho no tenemos en la Libertadores. Con todas las posibilidades abiertas. Con la ilusión de los albos, con el orgullo en juego por parte de las Águilas, con la corona que los xeneizes no quieren ceder, y con el derroche de calidad que de tres cuartos de cancha hacia adelante tiene la Máquina Tricolor.

View blog reactions