LA VENTANA DE BRASIL

Publicado por latitudfutbol.net | 9:20 p. m. | , , | 7 comentarios »

Punto final para el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. En lo que tiene que ver con los equipos que han representado al fútbol del continente americano, el balance que podemos hacer es bastante positivo:

El campeón del preolímpico de la CONCACAF, Honduras, pese a no ganar ninguno de sus tres partidos en el Grupo D (ante Italia, Camerún y Corea del Sur, equipos a los que no consiguió marcar ningún gol) dejó una buena imagen. El gran mérito de la selección catracha fue el de haber llegado a los Juegos Olímpicos, contra todo pronóstico. El fútbol hondureño, con mucho menos trascendencia, potencial económico y cantidad de jugadores de calidad que sus rivales de grupo no lo ha hecho nada mal, especialmente ante Italia, que se vio enormemente beneficiada por las decisiones arbitrales en ese encuentro inaugural. Sigo creyendo que el volante Hendry Thomas es de lo más exportable que tiene el país centroamericano ahora mismo.

La selección de Estados Unidos también se quedó en el camino en la primera fase. Su participación fue bastante competitiva, aunque debo reconocer que esperaba algo más del equipo entrenado por Piotr "Peter" Nowak. Los americanos debutaron en el Grupo B derrotando por 0-1 a Japón, luego igualaron 2-2 ante Holanda, y acabaron perdiendo por 2-1 ante Nigeria. Balance agridulce e imagen un tanto decepcionante la que nos dejó el representativo de las barras y estrellas. Hay un jugador que me dejó buenas sensaciones en Estados Unidos: Sacha Kljestan, el volante de Chivas USA, que marcó dos goles en Beijing 2008, y que bien podría merecer ser considerado un D.O.L.F. próximamente.

Brasil, como siempre, llegó a China como favorito a ganarlo todo y quedarse con la medalla dorada. El entrenador Dunga, con el agua al cuello por el pobre desempeño del equipo en las eliminatorias CONMEBOL, tomó -empujado por la Confederación Brasileña de Fútbol- este torneo olímpico como una suerte de referendo a su gestión al frente de la verdeamarelha. Además, el equipo brasileño llegó a Beijing con la presión añadida de no haber ganado jamás una final en unos Juegos. La crónica del paso de los brasileños por este campeonato que acaba de concluir es más conocida por todos: previsiblemente, se deshizo en el Grupo C de Bélgica (1-0), Nueva Zelanda (0-5) y China (0-3). En cuartos de final, la canarinha derrotó por 2-0 a Camerún en tiempo adicional. Y, en el enfrentamiento más esperado de Beijing 2008, Brasil perdió claramente frente a Argentina en semifinales por 3-0.

Agência / AP

Más allá de la victoria en la final de consolación ante Bélgica, que significó la obtención de la medalla de bronce, creo que esa caída ante Argentina puede haber marcado un punto de inflexión para la selección brasileña. No creo que se produzca un cambio de ciclo dentro del fútbol sudamericano a nivel de selecciones, aunque sí considero que puede haberse abierto esa ventana que rara vez deja entrar algo de luz en favor de los rivales regionales de Brasil.

Tal como ocurrió por última vez desde mediados de los '80 a principios de los '90, Argentina tiene la posibilidad -solo la posibilidad- de arrebatarle a Brasil por un tiempo limitado la supremacía continental y de coger al mismo tiempo un envión importantísimo a nivel mundial.

Agência/AP

No hace demasiado tiempo comenté que creo que existe un divorcio cada vez más notorio entre la torcida brasileña y su equipo nacional. El bochorno de la pentacampeona del mundo en Alemania 2006 caló hondo en la afición, tras el papelón protagonizado por el por entonces entrenador Carlos Alberto Parreira y sus jugadores. Dunga, sin experiencia relevante como director técnico, llegó al combinado nacional con el mandato primordial de poner orden una plantilla plagada de grandes egos y carente de compromiso, y devolver a Brasil a la senda de la consecución de títulos. Y el ex volante central cumplió con esa misión: quienes mostraron desidia en la última Copa del Mundo fueron dados de baja o apartados temporalmente de la selección, y -además- los jugadores de la camiseta amarilla consiguieron sin ninguna complicación el siguiente compromiso relevante de la escuadra brasileña, la Copa América 2007.

De qué manera se logró? Esa ya es agua de otro pozo. Nadie -ni seguidores ni detractores- pueden negar que lo que Carlos Bledorn Vierri ha hecho desde su arribo a la Granja Comary (la ciudad deportiva donde entrena Brasil, en las afueras de Río de Janeiro) es cambiar la cara y el estilo de juego a la escuadra nacional. Dunga -que siente como brasileño, pero piensa como gringo- es acusado por casi toda la afición y por un gran porcentaje de la prensa especializada de su país de no estar capacitado para estar al frente del scratch (recordemos esos gritos de "Burro! Burro!" con los que fue saludado el entrenador en uno de sus últimos encuentros como local) y de -además- haber matado ese concepto tan difuso, y del que todos creemos conocer la esencia, conocido en los manuales futboleros como el jogo bonito.

Pero es realmente Dunga el asesino en solitario del juego vistoso y de toque en el seno de la selección brasileña, o ha tenido cómplices necesarios en este crimen que parece estar empeñado en resolver el mundo del fútbol? Sin quitarle mérito al entrenador (que ha metido la pata en más de una ocasión con sus decisiones) me parece que sus jugadores -especialmente las estrellas del equipo- han sido los brazos ejecutores de este delito.

No se les puede pedir a los Elano, Josué o Mineiro de turno que sean los encargados de preservar y de hacer evolucionar el fútbol que ha sido marca de la casa de Brasil. Son soldados de Dunga, y las ideas tácticas del entrenador van a misa para ellos. Además, los jugadores de este rango -la clase media de los jugadores que conforman la selección- ha bajado bastante su calidad en los últimos años. Imposible esperar que ellos enmienden el estropicio que hoy representa la canarinha.

Foto: Agência

A lo largo de la gestión de Dunga solo Robinho (la mejor figura de la pasada Copa América) ha demostrado que puede jugar con Brasil al mismo nivel que demuestra cada semana en el Real Madrid. Pero qué pasa con el resto de los cracks nacidos en el mayor país de Sudamérica? Qué cosa importante han hecho Ronaldinho Gaúcho, Kaká, Daniel Alves o Diego con la camiseta de su selección absoluta? Cuánto hace que alguno de ellos no resulta el factor determinante de una victoria del scratch en una instancia importante? Yo no recuerdo ninguna actuación memorable de alguno de ellos luciendo la gloriosa camiseta amarilla en los últimos dos años. Tampoco de los futbolistas a quienes podríamos colocar en una segunda línea, siempre hablando de calidad, como Maicon, Rafinha, Anderson, Lucas Leiva, Anderson, Julio Baptista, Luis Fabiano o Jo. Todos ellos -y alguno más que seguramente se me ha escapado- son quienes en teoría deberían aportar la cuota de jogo bonito a la partitura conservadora que propone habitualmente el entrenador. Tampoco una de las nuevas grandes esperanzas del fútbol de Brasil, Alexandre Pato, ha sido capaz de marcar la diferencia en estos Juegos Olímpicos, y ha terminado siendo relegado al banco de suplentes por Dunga.


                Ronaldinho Gaúcho foi capitão da seleção brasileira
                    nas Olimpíadas de Pequim

Sin dudas, Brasil tiene en estos nombres un grupo de excelentes jugadores, que en muchos casos juegan excelentemente bien en sus respectivos equipos, pero que -por H o por B, llámalo cansancio o falta de compromiso- no pueden repetir ese nivel en la selección mayor.

De momento, el entrenador sigue en su cargo (podéis opinar sobre la continuidad de Dunga o sus eventuales sucesores en las encuestas vigentes en este blog), su convocatoria para los próximos partidos de Brasil ante Chile y Bolivia por las Eliminatorias CONMEBOL no aporta ninguna novedad en cuanto a jugadores que puedan revertir la actual situación, y todo indica que la ventana de la que hablábamos ha quedado abierta. Podrá Argentina colarse por ese hueco abierto?


                Maradona beija a mão de Ronaldinho, que recebeu o
                    bronze com o Brasil em Pequim

El conjunto albiceleste llegó a Beijing 2008 como máximo favorito a quedarse con la medalla dorada, y ha cumplido con las previsiones más lógicas. La cantidad de jugadores de talla mundial incluidos en la convocatoria del entrenador Sergio Batista ponía al equipo argentino en una posición en la que cualquier cosa que no significara regresar a Buenos Aires con el título bajo el brazo sería tomado como un fracaso.

Riquelme y Messi

Argentina no brilló, no sentó cátedra de fútbol a lo largo de los seis partidos que ha jugado y ganado en el certamen olímpico (frente a Costa de Marfil, Australia, Serbia, Holanda, Brasil y Nigeria). Pero sí ha demostrado ser el mejor equipo. El más sólido línea por línea, y el más equilibrado. Juan Román Riquelme, Leo Messi y Sergio Agüero (este último en los últimos dos encuentros especialmente) dejaron algunas pinceladas de su calidad, pero lo mejor no estuvo en los tres cracks, sino en una línea defensiva muy eficaz (en donde destacaría a Luciano Monzón y a un Nico Pareja de una actuación sobresaliente en la final), un centro del campo con un doble pivote sobresaliente donde brillaron Fernando Gago (atención con el jugador del Real Madrid, quien podría verse complicado por una investigación que está llevando a cabo la justicia argentina) y un inconmensurable Javier Mascherano, quien se ha ganado los galones para ser por muchos años el Jefe del equipo celeste y blanco, más un ataque en el que ha destacado la auténtica revelación de los JJ.OO. a nivel de fútbol masculino: Ángel Di María, el extremo izquierdo que surgió de Rosario Central y que ha sido uno de los mejores jugadores de la pasada temporada en la liga portuguesa. Mascherano

Di María ha sido el autor del gol de la victoria de su país en la final ante Nigeria, con una notable definición, digna de un jugador de clase mundial, que lo ha puesto aún más en el sitial de fichaje codiciado por los grandes de Europa, si es que ya no lo era. Apunta bien Àxel Torres en su blog (también lo hizo en directo en Radio Marca durante la retransmisión de la final) que el gran mérito de Sergio Batista ha sido el de encontrar para el futbolista del Benfica una posición por la izquierda a medio camino entre un delantero y un volante, dotando al equipo argentino de cuatro jugadores de ataque puro durante casi todos los minutos de los partidos que ha disputado en este certamen.

Di María

Hasta ahora Batista han tenido un historial como entrenador breve y discreto. Esta medalla de oro sin dudas pondrá a Checho en otra dimensión. Muchos han fracasado cuando han intentado conseguir un resultado similar al conjuntar un cúmulo de jugadores de alta calidad con anterioridad. De hecho, su homólogo en la selección absoluta Alfio Basile -con bastante más tiempo de trabajo, y con el mismo grado de dificultad para concertar entrenamientos y partidos de preparación- aún no lo ha conseguido y bien podría tomar el ejemplo del ex jugador de Argentinos Juniors y River Plate como guía de trabajo.

Sergio Batista, el grupo de jugadores que ha llevado a China, y -fundamentalmente- la victoria obtenida ante Brasil son los que han abierto la ventana que da título a este post. O al menos son los que han puesto en evidencia que esa ventana está abierta.

El triunfo por 3-0 sobre el equipo de Dunga fue justo y contundente, pero nada del otro mundo, como se ha empeñado en señalar un sector muy importante de la prensa argentina. Brasil ha derrotado en muchas ocasiones a la albiceleste de esa misma manera en los últimos 24 meses. Lo relevante del resultado en semifinales es que ha demostrado que el bicampeón olímpico tiene un equipo joven y con dos figuras de máximo nivel a escala global (Messi y Agüero), capaces de decidir por sí mismos un partido. Un organizador de juego como Riquelme, que no debe ser el generador de todos los circuitos de creación, pero que es un recurso invalorable dentro del terreno de juego. Muchas variantes ofensivas con futbolistas como Lavezzi, Di María y Acosta. Seguridad en la mitad del campo con Gago, Banega y Mascherano. Carácter y profundidad con laterales como Monzón y Zabaleta. Mucha seguridad en el centro de la defensa con Garay, Fazio y Pareja. E -y esto es muy raro en el fútbol argentino desde el retiro de Ubaldo Matildo Fillol- porteros sobresalientes como Oscar Ustari y Sergio Romero. Esto es solo teniendo en cuenta a los futbolistas que han estado en Beijing 2008, y sin contar a efectivos como los hermanos Milito, Gonzalo Higuaín, Juan Pablo Carrizo, Gabriel Heinze, Rodrigo Palacio, Javier Zanetti, Juan Sebastián Verón, Martín Demichelis, Esteban Cambiasso, Carlos Tévez, y varios más que han estado presentes en las convocatorias de Basile en los últimos tiempos.

861273_small[1] La sensación que queda es que la selección argentina no ha tocado aún su techo, que está destinada a ser absoluta protagonista en las dos próximas Copas del Mundo pese a su actual entrenador. Brasil, en cambio, es un plantel que parece tener poco espacio de expansión. Posición por posición, pocos -o ninguno- de los jugadores que hoy tiene el scratch superan a sus pares albicelestes. Los verdeamarelhos deben recuperar de manera imperiosa, desde el punto de vista del juego y la motivación, a sus mejores jugadores para no perder pisada de lo que parece ser el nacimiento de período de predominio de sus vecinos del sur y lo que ellos mismos han denominado como geraçao Messi (generación Messi).

View blog reactions

Esta fue una encuesta muy rápida, que estuvo vigente por poco más de un día. Cuatro lectores participaron de ella, y los cuatro votaron por Argentina. El pronóstico de los integrantes de la comunidad de "Latitud Fútbol" estuvo más que acertado en este sondeo previo al choque entre los dos gigantes del fútbol sudamericano.

View blog reactions

A horas de la disputa de la semifinal entre los únicos dos equipos americanos sobrevivientes en los JJ.OO. (Brasil y Argentina) podemos analizar la opinión de los integrantes de la comunidad de "Latitud Fútbol" sobre quién será el MVP de este torneo de fútbol de Beijing 2008.

28 lectores han participado de este sondeo, y 16 de ellos (el 57%) se han inclinado mayoritariamente por el jugador del F.C. Barcelona y la selección argentina Lionel Messi.

En segunda posición, aunque muy lejos del rosarino, está otro jugador de la Albiceleste, Sergio el Kun Agüero, que ha obtenido 5 votos (el 17%).

Con 2 votos (7%) cada uno, el tercer escalón de las preferencias de nuestros lectores es ocupado por el volante del Liverpool y de Argentina Javier Mascherano, y por la flamante incorporación del Milan, Ronaldinho Gaúcho.

Con una votación cada uno (3%) también clasificaron dentro del gusto de los participantes de este blog jugadores como Hendry Thomas, de la selección de Honduras; Juan Román Riquelme, de Argentina; y Alexandre Pato, de Brasil.

El resto de los futbolistas propuestos en nuestra encuesta, entre los que figuraban figuras como Diego o Thiago Neves, no recibieron ningún voto.

Viendo cómo ha evolucionado la primera ronda y los cuartos de final, hay algunos jugadores de Brasil (como Hernanes o Lucas Leiva) o de Argentina (como Ezequiel Lavezzi o Ángel Di María) que deberían haber estado entre los candidatos de este sondeo.

View blog reactions

Anoche se disputó la 43a. edición del Trofeo "Joan Gamper", la cita estival de cada año en la que el F.C. Barcelona presenta al primer equipo ante su afición.

El convidado fue, nada más y nada menos, Boca Juniors. Y "Latitud Fútbol" no podía estar ausente en lo que presuponíamos podía ser una auténtica fiesta, dentro y fuera del terreno de juego.

HPIM1832

Sobre el partido, poco que decir: Boca trajo todo lo que tiene -menos a Juan Román Riquelme (con Argentina en los JJ.OO.) y Rodrigo Palacio (quien se lesionó durante la pretemporada que los xeneizes hicieron en los Estados Unidos). Hasta el minuto 80, el equipo argentino no fue dominado en ningún momento por un Barcelona que -en teoría- le supera en calidad y estrellas. De hecho, en el '73 el juvenil Lucas Viatri puso en ventaja a Boca, y solo en el tiempo de descuento Carles Puyol ('92) y Samuel Eto'o ('95) pudieron darle la vuelta al encuentro y asegurar la victoria para el equipo de Pep Guardiola.

No me parece para nada exagerado decir que Boca ha sido el rival más duro que hasta ahora ha tenido el Barça en lo que llevamos de pretemporada. Es el único que le ha jugado de tú a tú y el que ha estado a segundos de poder ganarle (lo hubiera hecho si el colegiado no hubiera agregado 5 minutos adicionales, una cantidad de tiempo que me pareció un poco exagerada).

HPIM1794Como cada vez que viaja fuera de Argentina, Boca Juniors fue acompañado por una legión de miles de seguidores que incansablemente alentaron a su equipo antes y durante el partido, emulando a la Doce en La Bombonera de Buenos Aires.

 

 

 

HPIM1809

Cánticos, bengalas, burlas a River (el eterno rival)... Todo el foklore futbolero argentino estuvo presente anoche en el gol sud del Camp Nou.

Boca trajo a España a dos jugadores muy jóvenes y de alto nivel: el autor del gol, Lucas Viatri... (Atención a esta foto, que es todo un prodigio: mi mano derecha sostiene la grabadora que se ve junto al micrófono de ESPN, y con la izquierda hago foco y retrato al delantero xeneize... no está mal, no?).

HPIM1825

... y a Ricardo Noir (un delantero físicamente muy parecido a Rodrigo Palacio, que juega como segunda punta y que se mueve por toda la frontal del área). A propósito, durante el partido, las habitaciones de ambos jugadores fueron desvalijadas por ladrones, en un episodio que aún está siendo investigado por la policía.

HPIM1823

 

HPIM1826Lo que más me llamó la atención en esa especie de "cacería" que los periodistas tenemos que hacer cuando termina el partido para obtener la palabra de alguno de los protagonistas fue el don de gentes de Thierry Henry, que se detuvo a hablar con todos los que le abordaron (fueran medios importantes o no), y que exhibió más de una vez con orgullo la camiseta de Boca que el presidente del club argentino, Pedro Pompilio, le entregó tras el partido.

 

HPIM1827 Aquí se ve la mano de Titi, sosteniendo la camiseta xeneize... (suspenso... la querrá enseñar para "Latitud Fútbol"?)

 

 

 

 

HPIM1829Y voilà! En complicidad con los colegas de ESPN, Monsieur Henry tiene la enorme gentileza de mostrarnos la camiseta.

View blog reactions

La encuesta de resultado más ajustado hasta ahora en "Latitud Fútbol". La opción que apostaba por el "retorno" de Ronaldinho Gaúcho a un fútbol de máxima calidad se imponía cómodamente al inicio de nuestro sondeo.

Pero la que terminó ganando fue la opción que indica que los Juegos de Beijing 2008 no serán el escenario del regreso del ahora jugador del A.C. Milan a su mejor nivel.

7 lectores (el 53%) votaron por el "No", mientras que 6 (el 46%) optaron por el "Sí".

Gracias a todos por participar.

View blog reactions

NO SOY YO. SOS VOS, BURRITO

Publicado por latitudfutbol.net | 5:16 a. m. | | 11 comentarios »

En mi país -Argentina- cuando uno quiere terminar una relación sentimental lastimando lo menos posible a la otra parte apela a una frase que es marca registrada de aquellas latitudes: "No sos vos. Soy yo". Con estas lapidarias cinco palabras lo que se quiere significar es que el problema, el culpable de la ruptura es uno mismo y no la otra persona. La cosa no ha funcionado y uno -de la manera más caballerosa que esté disponible en los estantes desparejos de la vergüenza y el orgullo- trata de generar poco daño colateral y de retirarse del teatro de operaciones con pocos impactos de bala.

Pero con vos, Ariel Arnaldo Ortega, la relación para algunos -el idilio para otros- se ha acabado. La frase adecuada para este punto final, sin embargo, necesita alterar el orden de sus factores. "No soy yo (ni la dirigencia de River, ni tu entrenador, ni los medios, ni tu familia, ni los hinchas, ni siquiera los que no te quieren bien). Sos vos, Burrito".

Hablemos en serio. De Ariel a tocayo. Pocos futbolistas han sido más mimados que vos. A nadie en Argentina -con la excepción de Diego Maradona- se le ha tenido tanta paciencia, se le ha esperado, se le ha animado a volver, se le ha valorado positivamente cada ínfimo gesto de recuperación, por insignificante que pareciera.

Pocos también han tenido la oportunidad de ser una auténtica estrella global surgida del fútbol argentino. Quizás solo vos estuviste en esa posición hasta la aparición de Riquelme, Messi y Agüero.

A ambas cosas, a la fe y la confianza de la afición y de tus colegas de profesión, y a ese enorme abanico de posibilidades que te ofrecía el mundo del fútbol, te los fumaste de una sola pitada. Peor que eso, lanzaste el cigarrillo inconcluso cuando apenas habías disfrutado de una sola calada.

Quien te llevó al primer equipo de River (para bien o para mal, el equipo de tu vida) cuando tenías menos de 18 años fue Daniel Passarella, tu entrenador, tu padre futbolístico y quien más ha batallado públicamente para recuperarte como persona y jugador.

Desde ese 14 de Diciembre de 1991, cuando debutaste defendiendo la camiseta millonaria ante Platense, tu carrera puso quinta para instalarse en el inconsciente colectivo de los hinchas de River, una de una de las aficiones más exigentes, grandes y gloriosas del mundo.

A base gambetas, enganches, contraenganches y nuevas gambetas, tu fútbol fantástico y garrinchista -si me permitís el neologismo- llenó los ojos y la ilusión de todos los argentinos, que nos sentíamos aliviados porque creíamos haber encontrado al elegido, a ese que podía desentrañar la espada clavada en la piedra y calzarse la elástica con el dorsal 10 de la selección, porque te creíamos con galones para emular a Diego. En lo que a mí respecta, te pido perdón por eso. Fue una presión extra que tal vez no tendrías que haber sufrido. Ni vos, ni Pablito Aimar, ni el Muñeco Gallardo. Las pisadas de Maradona sobre los terrenos de juego aún estaban demasiado fresca, y cualquier comparación resultaba (y resulta) cruel.

Eran otros tiempos en Argentina. Un gran talento como vos pudo jugar cinco años y medio en un club como River (eterno escaparate de la calidad sudamericana) antes de emigrar a Europa. Hoy en día, poco más de una década después, eso es impensable. A veces creo que esa prolongada fase de consolidación como ídolo de River a una edad tan temprana en algún sentido terminó por perjudicarte. En el barrio de Núñez te hiciste grande, creaste tus mañas, tus ticks (que dieron mucho resultado para tu equipo, llegando incluso a ganar una esquiva Copa Libertadores en 1996) y todo el mundo (incluyendo a tus entrenadores, tus compañeros, tus hinchas y los colegiados argentinos) los consintieron.

En el 97 llegaste a Europa, al Valencia en concreto, donde por ese entonces mandaba el hierático Claudio Ranieri. A la distancia, y once años más tarde, da la sensación de que ese fichaje fue más de la directiva che que de aquellos solicitados por el entrenador italiano. Poco, muy poco más de una temporada, duraste como inquilino del vestidor de Mestalla. Te fuiste de España con el magro saldo de haberle marcado un golazo espectacular al Barça en el Camp Nou, y con las durísimas palabras de Ranieri, quien públicamente te acusó de no esforzarte en los entrenamientos.

De la capital del Turia a Génova, donde durante un año defendiste sin pena ni gloria la camiseta de la Sampdoria. En el 2000 pasaste al Parma donde, a nivel de títulos, tuviste tu mejor momento en Europa: allí ganaste una Supercopa de Italia y una Copa de la UEFA. Algo no debería terminar de funcionar porque apenas un año más tarde saliste para regresar a River, donde Ramón Díaz te esperaba para liderar a un equipo que quedó en la historia, el de los Cuatro Fantásticos, donde compartías el ataque con nada más y nada menos que Pablo Aimar, Javier Saviola y Juan Pablo Ángel.

Tras ganar el Clausura 2002 bajo las órdenes de el Pelado preparaste el pasaporte azul y -por tu propia cuenta o mal aconsejado- tomaste una de las peores decisiones de tu carrera: fichar por el Fenerbahçe de Turquía. Un ambiente y una cultura demasiado hostiles y diferentes a tu forma de entender las cosas, a ese carácter del Noroeste argentino tan parecido -en un punto- al del pueblo andaluz aquí en España.

"Un Jujeño en Estambul" suena a nombre de peli barata, a comedia ramplona. Pero para vos fue casi un cuento de terror, donde el único que te arrimó el hombro fue "Corazón Valiente" Washington, el delantero que hoy juega en el Fluminense, y a quien hiciste hincha de River. Un año duró tu temporada en Turquía, donde jugaste muy pocos partidos y marcaste aún menos goles. Pese a que tenías contrato, en el 2003 te fugaste del Fenberbahçe con rumbo al Aeropuerto de Ezeiza. Allí esperabas que se te abrieran nuevamente las puertas del Monumental y volver a ser el de antes. Quien pagaba tu rebeldía? En esos momentos, poco te importaba me parece.

Los dirigentes del equipo turco se movieron y te inhabilitaron ante la FIFA. No les parecía nada bien eso de que volvieras a jugar gratis a River. Fue un año largo. Al principio te hicieron creer que River negociaría y te liberaría para volver a darte el 10. Los meses avanzaron y eso no sucedió. Te enojaste mucho, pusiste en tu contra al club, al que acusaste públicamente de no hacer lo suficiente para arreglar tu falta de profesionalidad.

Pasaron los meses, y el primer cortocircuito grande con River se materializó: te fuiste (aunque en realidad oficialmente no estabas allí) dando un portazo para recalar en el Newell's de Rosario, que consiguió rehabilitarte ante la FIFA. Su entrenador de ese entonces, Rubén Américo Gallego armó un equipo en el que pudiste volver a ser estrella, y con el que ganaste el 2004 ganaste el Apertura.

Pero, las cosas como son. El Parque Independencia no es el Monumental. Y la noche rosarina, por espectacular y variada que pueda llegar a ser, no se equipara a la de Buenos Aires. Al menos a vos no te alcanzaba y necesitabas volver, como el protagonista del tango.

Quince años después de tu debut en primera, Daniel Passarella volvía a estar en el Monumental... Y vos no podías faltar. Regresaste a River con honores, con madurez, con la cabeza amoblada, y con la edad adecuada para -por fin- hacerte cargo del equipo. Cargarlo al hombro y llevarlo nuevamente a conseguir los títulos que Boca no paraba de ganar.

Pero, nuevamente, nada de eso pasó. Passarella se equivocó con los jugadores que eligió para armar su equipo y erró profundamente en la decisión de ponerte a vos al frente de su proyecto. Él, mejor que nadie en el mundo del fútbol, te aprecia, te respeta y te quiere bien. También él mejor que nadie sabe de tus problemas, de tus debilidades y de tus adicciones, de las que una y otra vez rehuís y de las que renegás, eludiendolas con tus mejores gambetas imaginarias.

Caías una y otra vez, y las espaldas anchas y el afecto de tu entrenador en ese momento (quien confesó la debilidad que siente por vos en más de una oportunidad) te seguían manteniendo a flote, al menos de cara al público. Eso lo pudo aguantar hasta que tu desorden personal comenzó a trascender tu lugar de trabajo. Hasta que comenzaste a estar en los periódicos, pero no por lo que hacías dentro de la cancha y con la camiseta de River.

La decisión fue dolorosa, pero tu entrenador y el presidente de tu club anunciaron que no volverías a jugar en el primer equipo hasta que no superaras tu adicción al alcohol. E inmediatamente te pusieron en un avión con destino a una clínica especializada en estos problemas, ubicada en Santiago de Chile. El proceso se suponía largo y todos dábamos por descontado que ya eras un ex jugador. Que a todo el mundo con tu problema le lleva al menos un par de años de ese costoso tratamiento, que River pagó sin protestar, y que regresarías al Monumental en algún momento para despedirte de la afición en un partido-homenaje.

Pero el destino, o la dependencia que también tenés a ese lugar, esos colores y esa hinchada, hicieron que torcieras nuevamente la historia. Abandonaste la clínica, regresaste a Buenos Aires con varios kilos menos y con un caracter más sosegado y retraído (normal en alguien que estuvo aislado del planeta por un par de meses), y Passarella, Aguilar y el hincha (sobre todo este último, hastiado del juego horripilante del equipo) te creyeron. Te dejaron volver. Te dieron nuevamente la camiseta y la responsabilidad.

Y todo volvió a fallar. De manera clandestina casi, tus desarreglos privados volvieron a ocurrir. Solo que no se notaban tanto en medio del caos de fútbol y de administración en el que estaba sumergido River hace unos meses. El entrenador cayó. Y pronto llegó su sustituto: otra persona que te conoce muy bien, en la cancha y en el vestuario, tu ex compañero de la selección, Diego Simeone.

Creíste que con el Cholo podrías tener una relación más o menos similar a la que mantenías con Passarella. Él te conoce. Y él te podría cubrir y perdonar de la misma manera. Y aquí volviste a equivocarte. Simeone estuvo a punto de expulsarte del plantel en la pretemporada de Enero, cuando diste señales de que no podías cambiar. Tus súplicas ante el los dirigentes y quizás el temor que siempre provoca enfrentarse al ídolo de la afición te salvaron entonces, pero el vínculo entre vos y el D.T. quedó muy dañado, y a lo largo de todo el Clausura se fueron sucediendo los cortocircuitos, provocados indefectiblemente por tus desequilibrios privados y tu indisciplina en los entrenamientos. Al ex jugador del Atlético de Madrid no le tembló el pulso, y te dejó fuera de la convocatoria en más de una ocasión. La última vez, en la última jornada del campeonato pasado, en el partido ante Banfield, momento en el que River festejaría el título conseguido. Supiste que no ibas a jugar ese partido, y abandonaste la concentración, acusando al entrenador de poco menos que expulsarte del club.

José María Aguilar, el presidente de River, volvió a apagar el incendio, y consiguió hicieras las paces con el director técnico. La pretemporada invernal se inició hace unas semanas en Argentina y, pese al frío imperante, el clima en el vestuario millonario seguía siendo muy caliente. Cualquier chispazo haría volar todo por los aires nuevamente. Y esa chispa llegó hace algo más de una semana, cuando no te presentaste a entrenar, luego de estrellar tu coche contra el surtidor de una gasolinera del barrio de Palermo, en Buenos Aires.

Simeone se cansó, y te separó del equipo. No tomó esta decisión precipitadamente, sino que lo hizo luego de advertirte una y otra vez. Quien avisa no es traidor, Ariel. Aunque te caiga mal.

Aguilar ya no quiso protegerte (realmente, no puede seguir haciendolo) y, aunque estaba dispuesto a renovarte por una temporada más, su consejo fue que regresaras a Chile para desintoxicarte. Tu respuesta, equivocada nuevamente, fue acercar el pedido de cesión del Al Ain, de los Emiratos Árabes Unidos, que dejaría en tu bolsillo bastante más de un millón de Euros, por poco menos de un año de trabajo.

Alguien que conoce el paño, y que sobre todo te conoce, te hizo ver que si en Turquía lo pasaste mal, en Oriente Próximo aún podrías sufrir más. Y te viste en un callejón sin salida.

Y ahí fue donde apareció el Independiente Rivadavia de Mendoza, quien te acaba de contratar para la temporada que acaba de comenzar. En una sola jugada abandonaste River, amagaste con fichar por el Al Ain, y terminaste en un equipo de la segunda división del fútbol argentino.

Llevando todo esto al contexto español, es como si Zinedine Zidane hubiera abandonado el Real Madrid, desestimando una oferta de la MLS o Japón, para acabar fichando por -con todos mis respetos- el Nàstic de Tarragona.

Esta gambeta casi a la desesperada, esto de ir corriendo hacia adelante, sin mirar que te pasaste de la línea de meta es -para mí- tu última jugada.

Nadie tiene la culpa de lo que te pasa y de lo que te ha pasado, Burrito. Nadie de todos a los que te has acercado pidiendo ayuda y comprensión son responsables de la adicción que te está carcomiendo. Nadie puede ayudarte ahora. No hay nadie a quien tirarle un centro. Nadie que cabecee tu balón. Nadie que te responda con una pared. Resolver tu problema es una jugada que solo vos podés hacer.

El contrato con tu nuevo club establece que es condición sine qua non que, a la par de tus entrenamientos con el Independiente Rivadavia, lleves adelante un riguroso tratamiento para solucionar tu adicción al alcohol. Sinceramente, no sé cómo pueden conjugarse ambas cosas, pero -de corazón- te deseo toda la suerte del mundo. Al final de la historia, poder superar tu dependencia y estar ahí para contarlo será, sin dudas, la mejor jugada que jamas aún se te haya ocurrido.

Mirá. Si te recuperás prometo olvidarme del cabezazo que le diste a Van der Sar en Francia 98, y que terminó dejándonos fuera del Mundial.

View blog reactions

BOLITAS CHINAS: LA PREVIA DE ESTADOS UNIDOS

Publicado por latitudfutbol.net | 1:41 a. m. | | 6 comentarios »

Llegamos a la última escala de este análisis previo de los equipos americanos que participarán del certamen masculino de fútbol de los Juegos Olímpicos de Beijing: la selección de los Estados Unidos.

Si hay un país -junto con China y Rusia, como heredera de la URSS- que a lo largo del siglo XX y lo poco que llevamos del XXI ha dejado su impronta y sello en cada edición de los Juegos Olímpicos, ese es Estados Unidos. Más allá de las modas y el mercadeo que cada cuatro años se desata en todo el mundo a propósito de una ineludible cita deportiva como la que está a punto de comenzar, el público americano es un auténtico cultor del espíritu olímpico. Allí existe una permanente y enorme legión de seguidores del "Track & Field" (el atletismo) y de la natación, por ejemplo. Obviamente, el "Dream Team" de la NBA también genera enormes expectativas al norte del Río Grande y, en general, se espera que la delegación de las barras y las estrellas tenga -como siempre- una participación destacadísima en todas las especialidades en juego en Beijing 2008.

Pero... y el fútbol? Hasta hace unos años (cuatro o cinco, no mucho más) el soccer era considerado allí una especialidad femenina. Desde hace muchos años el fútbol es el deporte que una gran cantidad de niñas y adolescentes eligen en sus colegios primarios e institutos secundarios como actividad física. Ahora que New York se ha puesto de moda para el turista español, cualquiera que se acerque al Central Park verá a docenas de equipos de fútbol femenino entrenando en las diversas canchas que allí existen.

La enorme masa de jugadoras de fútbol que tiene Estados Unidos ha convertido al país en una auténtica potencia en el campo femenino. Ya han sido dos veces campeonas del mundo en los torneos de la FIFA, y han obtenido dos medallas doradas en los Juegos Olímpicos. En Beijing 2008 no han comenzado con el pie derecho, ya que acaban de perder por 2-0 ante Noruega, pero no me sorprendería que las chicas americanas queden entre las mejores del torneo.

Proporcionalmente hablando, el fútbol masculino en los Estados Unidos hasta ahora ha sido mucho menos potente que el femenino, aunque eso -de a poco, y con la ayuda de la MLS- está comenzando a cambiar. El soccer masculino ya no es el deporte de descarte de aquellos que no dan la talla para el fútbol americano, el béisbol, el baloncesto o el hockey. Por suerte, tampoco es el deporte exclusivo de los jovenes latinos, ni de los hijos de inmigrantes. A una velocidad asombrosa, el fútbol se va normalizando como un deporte de consumo masivo, y sobre el que el común de la gente comienza a tener cada vez más control y conocimiento.

La selección americana llega a Beijing 2008 con un buen equipo, entrenado por el polaco Peter Novak (el ayudante de Bob Bradley en la selección absoluta, y uno de los pioneros de la MLS).

Estados Unidos presenta en los Juegos Olímpicos un equipo con jugadores bastante interesantes: en la portería, Brad Guzan, ex portero del Chivas USA y actual jugador del Aston Villa de la Premier. Quizás me equivoque, pero puede convertirse en una de las estrellas de la cita de Beijing. Es un arquero de gran calidad, y bastante espectacular en sus paradas. Además, es uno de los 3 jugadores americanos que superan los 23 años en este equipo olímpico.

Otro jugador a tener en cuenta es el defensa Michael Orozco, nacido en California, pero hijo de mexicanos. Orozco juega en el San Luis de México, donde es habitual titular en la última línea de los Guerreros.

En la mitad del terreno de juego encontramos a un volante de calidad superior: Michael Bradley (hijo del entrenador de la selección mayor), jugador del Herenveen de Holanda. Es, sin dudas, uno de los futbolistas americanos de mayor proyección y de quien oiremos hablar durante muchos años.

Los americanos tienen otro volante que, según quienes siguen de cerca la MLS, también es un jugador a tener en cuenta: Dax McCarty, del FC Dallas. En el mismo sector del terreno de juego podemos destacar a Maurice Edu, del Toronto, que aúna potencia física y buen toque, y a Sacha Kljestan, que brilla en el Chivas USA.

Nació en Brasil, es hijo de austríacos, pero juega en la selección estadounidense: es Benny Feilhaber, volante creativo del Derby County inglés. Sin dudas, otro jugador interesante en la selección de Novak.

Freddy Adu, tiene apenas 19 años, ya ha dado el salto a Europa pasando del Real Salt Lake al Benfica de Portugal, y esta próxima temporada jugará cedido en el Mónaco de la liga francesa. Toda una carrera profesional a una corta edad. Se esperan muchísimas cosas del atacante nacido en Ghana, y creo que -de a poco- irá confirmando todo lo bueno que deja entrever, pese a sus recurrentes "lagunas" futbolísticas.

A Jozy Altidore podremos seguirle de cerca en muy poco tiempo, cuando se incorpora a la plantilla del Recreativo de Huelva, tras ser cedido por el Villarreal (que, a su vez, compró la ficha del jugador al New York Red Bulls). Altidore es un delantero de área tremendamente potente y con noción del juego. En mi opinión tiene muchísimo fútbol en sus pies. Es un goleador nato, un killer que sorprenderá -espero- a más de uno en la liga española, si logra aclimatarse rápidamente (cambiar Nueva York por Huelva no es fácil... es un contraste muy notable en un tiempo demasiado corto. El "Recre" tendrá que trabajar mucho con Altidore en ese aspecto, creo).

Otro veterano del equipo es Brian McBride, un atacante que ha pasado por el fútbol europeo, y que ha regresado a la MLS para jugar con el Chicago Fire. Seguramente será tituar indiscutido en este torneo olímpico.

Estados Unidos juega dentro del Grupo B en el certamen de fútbol de Beijing, y este es su fixture para la primera ronda:

Debuta el jueves 7 de Agosto en Tanjin, ante Japón.

El día 10, en la misma ciudad, su rival será la selección de Holanda.

Y el día 13, en Beijing, su rival será Nigeria.

View blog reactions

BOLITAS CHINAS: LA PREVIA DE HONDURAS

Publicado por latitudfutbol.net | 1:17 a. m. | | 3 comentarios »

La selección de Honduras no se ha caracterizado por ser -a lo largo de su historia- uno de los equipos más potentes de la CONCACAF, la Confederación de Centroamérica, Norteamérica y la Ragión Caribe, donde casi siempre se han impuesto conjuntos con mayor poderío, como México y Estados Unidos.

A nivel internacional, el máximo exponente que tiene hoy en día el fútbol hondureño es el atacante del Internazionale, David Suazo. Hace unos años, un gran delantero aún en activo, Eduardo Bennett, dejó una excelente impresión en su paso por el fútbol de Argentina y Chile. Más allá de estos nombres propios, el pequeño país centroamericano no suele ser un habitual de las portadas de la prensa deportiva mundial.

Hasta ahora, los acontecimientos más importantes protagonizados por la selección catracha fueron su enfrentamiento con El Salvador, que desencadenó la llamada Guerra del Fútbol en los años setenta; la clasificación a la Copa del Mundo de España '82; el tercer puesto conseguido en la Copa América de la CONMEBOL del año 2001 (en la que participó como equipo invitado); la obtención del pasaporte a los Juegos Olímpicos de Sydney 2000; y -este año- el haberse coronado como equipo ganador del Preolímpico de la CONCACAF, con el consiguiente billete pare el  torneo de fútbol de Beijing 2008.

Honduras

No caben dudas de que Honduras ha sido un campeón inesperado, pero no por ello inmerecido. De hecho, las dos mayores noticias de el certamen que se jugó en los Estados Unidos hace ya unos meses fueron, por un lado, la inapelable coronación de los centroamericanos, y por el otro, el auténtico fiasco protagonizado por México, entrenado por Hugo Sánchez, quien prometió la medalla de oro para el Tri antes del Preolímpico, pero que prematuramente se quedó fuera de la lucha por la dos plazas de la CONCACAF para Beijing 2008.

El fallo del equipo azteca es muy difícil de explicar: tiene la liga más fuerte de toda la región (y una de las más competitivas de toda América), cuenta con jugadores de mucha calidad, y con una infraestructura y apoyo económico sin parangón entre sus rivales de confederación.

El segundo clasificado por parte de la CONCACAF para los JJ.OO. que están a punto de comenzar fue la selección Sub-23 de Estados Unidos, que cayó en la final por 0-1 ante la escuadra catracha entrenada por el colombiano Alexis Mendoza. El director técnico sudamericano fue reemplazado hace poco más de un mes por el ex internacional hondureño Gilberto Yearwood.

 
Pero qué tiene de especial esta selección hondureña para haber ganado el Preolímpico de la CONCACAF? La respuesta es sencilla: un puñado de jugadores interesantes, y un cuerpo técnico que ha sabido maximizar el potencial de su plantilla.
 
Varios los integrantes del equipo blanquiazul estuvieron entre los mejores del certamen: el portero Kevin Hernández (hasta ahora jugador del Victoria de su país, y a punto de fichar por el Bella Vista del Uruguay); el lateral izquierdo Oscar Andrés Morales (del Real España, de Honduras); el atacante Jefferson Bernardez (del Motagua, de Honduras); y Hendry Thomas, quizás el futbolista hondureño con mayores posibilidades de trascender a nivel internacional en estos momentos. Thomas es un volante central de bastante calidad (primo hermano de David Suazo, para más detalles), que hasta ahora ha jugado durante toda su carrera para el Club Deportivo Olimpia, uno de los grandes de la liga hondureña.
 
Hendry Thomas ha estado en dos ocasiones a punto de dar el salto al fútbol europeo: la primera oportunidad la tuvo hace aproximadamente un año, cuando el Toulouse FC de Francia le siguió de cerca e incluso le hizo participar de su pretemporada. Y este verano todo indicaba que H.T. formaría parte de la plantilla del Wigan Athletic, de la Premier League. La operación se ha frustrado a última hora, pese a los esfuerzos de Steve Bruce, entrenador del equipo de los Latics, debido a que la Federación Inglesa le ha negado el permiso de trabajo a H.T. por no tener la cantidad de partidos con la selección absoluta de su país que exige el campeonato inglés para poder contratar a un jugador extracomunitario.
 
 
Pese a estos contratiempos, parece claro que -más temprano que tarde- Thomas finalizará en algún equipo europeo.
 
Bajo la conducción táctica de Alexis Mendoza, Honduras alternaba una defensa de tres jugadores y sistemas más tradicionales, como el 4-4-2. No he podido ver ningún partido de los catrachos en la era Yearwood, por lo que desconozco si el nuevo entrenador aportará novedades en ese sentido.
 
Honduras jugará dentro del Grupo C del torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos: debuta el día 8 ante Italia en Qinhuangdao, repite escenario ante Camerún el día 10, y el día 13 se traslada a Shanghai para medirse ante Corea del Sur.
 
Los centroamericanos tienen una zona muy complicada en esta primera fase. Pero el fútbol es el fútbol, y cosas más raras se han visto. Quién nos asegura que dentro de un par de semanas no estemos gritando como aquel desafortunado ministro "Viva Honduras!".

View blog reactions

Sorpresa para algunos, confirmación de una realidad para otros. Los lectores de Latitud Fútbol han votado esta semana sobre sus preferencias con respecto a las ligas de las cuales hablamos en nuestro programa y nuestro blog: todas las sudamericanas, más el fútbol de México y la MLS.

Solo tres campeonatos han sido los elegidos por las 14 personas que han participado de esta encuesta: el campeonato nacional de Brasil (popularmente conocido como Brasileirao), los dos torneos de primera división de Argentina (el Clausura y el Apertura), y sus homónimos de la México.

La comunidad de Latitud Fútbol ha determinado un empate técnico (con 5 votos cada una, una cifra cercana al 35%) entre las ligas de Argentina, a la que proponíamos como "la más emotiva" del continente americano, y la de México, a la que señalamos como "la más entretenida".

La Serie A de Brasil ha quedado en el segundo escalón del podio, con 4 votos y algo así como el 28% de las preferencias de quienes participan de este blog. A esta liga la habíamos rotulado como "la que reúne mayor cantidad de jugadores de calidad".

Gracias a todos por participar.

View blog reactions

BOLITAS CHINAS: LA PREVIA DE BRASIL

Publicado por latitudfutbol.net | 10:00 p. m. | , | 3 comentarios »

La selección de Brasil llega al campeonato de fútbol de Beijing 2008 con un único objetivo: obtener la medalla de oro que, por increíble que parezca, históricamente se le ha resistido.

No son momentos fáciles para la quíntuple campeona del mundo, que actualmente marcha en la quinta posición de las eliminatorias sudamericanas para Sudáfrica 2010 y -a día de hoy- no está dentro de las plazas que otorgan un pasaporte directo a la próxima Copa del Mundo.

El equipo nacional de Brasil empató sin goles su último partido oficial por las eliminatorias ante Argentina. Con anterioridad, había caído por 2-0 ante Paraguay. Y aún antes había perdido un amistoso disputado en Boston ante Venezuela, por 0-2. Los jugadores de la Canarinha y, especialmente, su entrenador Dunga (según reza su pasaporte, Carlos Caetano Bledorn Verri) están en el punto de mira de los hinchas y los periodistas de ese país.

Hace tiempo que me da toda la sensación de que existe una gran ruptura entre la afición brasileña, los máximos cracks de la selección, y Dunga.

Hasta ahora, la torcida había perdonado al ex volante central el hecho de haber renunciado prácticamente a la totalidad de la liturgia futbolística que históricamente Brasil ha propuesto sobre el terreno de juego. Pese a los Elano, Vágner Love o Josué de turno, Brasil ganó la última Copa América casi sin esfuerzo en la final ante Argentina, que se desdibujó completamente ante los soldados de Dunga en un partido absolutamente para el olvido por parte del equipo de Alfio Basile.

Ese trofeo obtenido en Venezuela acalló por un tiempo a las críticas que en los últimos meses -de manera mucho más violenta- volvieron a arreciar contra el director técnico nacido en el Estado de Río Grande do Sul.

Tras los últimos dos tropiezos en las eliminatorias todo parece indicar que el crédito de Dunga se ha agotado.

Para algunos la continuidad del entrenador está atada a la obtención de la medalla dorada. Ni la plata ni el bronce serían suficientes para salvar al gaúcho de recibir su finiquito en los primeros días del mes próximo.

Otros entendidos en la interna de la CBF aseguran que, aunque gane la presea de oro, la suerte del ex capitán de la verdeamarelha está definida, y que tras los JJ.OO. la federación brasileña anunciará al sustituto de Dunga.

Esté tomada o no esa decisión, el entrenador sabe que su futuro quedará indudablemente condicionado por lo que sus jugadores puedan conseguir en el certamen que comienza esta semana.

La lista de efectivos de Brasil suena bien (como casi siempre):

Porteros: Diego Alves (Almería, España) y Renán (Internacional de Porto Alegre, Brasil).

Defensas: Rafinha (Schalke 04, Alemania), Ilsinho (Shakhtar Donetsk, Ucrania), Marcelo (Real Madrid, España), Breno (Bayern Munich, Alemania), Alex Silva (Sao Paulo, Brasil) y Thiago Silva (Fluminense, Brasil).

Mediocampistas: Ronaldinho Gaúcho (Milan, Italia), Thiago Neves (Fluminense), Lucas (Liverpool, Inglaterra), Anderson (Manchester United, Inglaterra), Diego (Werder Bremen, Alemania), Hernanes (Sao Paulo, Brasil) y Ramires (Cruzeiro, Brasil)

Atacantes: Alexandre Pato (Milan, Italia), Jo (Manchester City, Inglaterra), y Rafael Sobis (Betis, España).

Entre las certezas que parece que Dunga puede ofrecer ahora mismo podemos mencionar que el entrenador ya tiene claro quienes ocuparán el centro de la defensa de su equipo: Thiago Silva y Alex Silva.

Para este equipo estaba convocado Robinho, quien (por lesión?, por decisión del Real Madrid? porque está más preocupado por saber si será transferido?) fue reemplazado a última hora por el jugador Ramires, volante de contención del Cruzeiro de Belo Horizonte.

Hasta donde yo puedo ver, Brasil lleva a China un equipo muy competitivo, claro candidato a estar en la lucha final por las medallas. Pero, de acuerdo con lo que puedo leer en las publicaciones y webs de referencia, tanto de Sao Paulo como de Río de Janeiro, me queda la sensación de que los hinchas de la Canarinha creen que llegan a Beijing 2008 con un equipo light, y algo descafeinado.

Mención aparte merece la convocatoria de Ronaldinho Gaúcho, a quien Dunga incluyó en su lista cuando el jugador aún estaba en la nómina del Barcelona, tras un expreso pedido del presidente de la CBF, Ricardo Teixeira.

Si el entrenador y sus jugadores "habituales" no responden, tiremos de la mística de un crack en horas bajas, a quien podamos ensalzar si todo resulta bien, o al que podamos crucificar (una vez más) si el barco verde-amarillo naufraga. Da toda la sensación de que ese es el pensamiento de la CBF y quienes conducen a la selección.

El futuro dorsal 80 del Milan ha sido el auténtico objetivo de la prensa y los aficionados de Vietnam y Singapur, los países por los que el scracth ha pasado en estos días previos al inicio de los Juegos, jugando un par de bolos y haciendo mucho marketing y algo de caridad.

Brasil participará en el Grupo C del torneo olímpico. Debutará el 7 de Agosto en Shenyang ante Bélgica. El 10, en el mismo escenario, los sudamericanos se enfrentarán a Nueva Zelanda. Y en Quinhaungdao, el día 13, los hombres de Dunga jugarán ante la selección anfitriona.

View blog reactions

PASIÓN SOBRE RUEDAS

Publicado por latitudfutbol.net | 11:25 p. m. | , | 4 comentarios »

Foto: Arquivo pessoal

Los aficionados brasileños son capaces de todo, hasta de resucitar a un fenecido VW Fusca ("Escarabajo"), y devolverlo a la vida con los colores del equipo de sus amores.

Foto: Arquivo pessoal

Este es el caso de Oswaldo Bernardes, propietario de una funeraria en la localidad de Cornélio Procópio (Estadio de Paraná), quien hace un par de años descubrió en una ciudad vecina un Fusca fabricado en 1961 prácticamente destrozado.

Don Bernardes pagó algo más de 400 Euros por la chatarra, e invirtió otros 7.000 para convertir a su Volkswagen en todo un símbolo para la torcida del Palmeiras.

Las ideas de su propietario, más el trabajo de mecánicos, chapistas y tapiceros, hicieron que el Escarabajo Verdâo se convirtiera en realidad.

Foto

El coche presenta a las dos mascotas oficiales de la hinchada palmeirense. En la parte frontal, Periquito, un loro verde situado entre los dos escudos del club (el actual, y que usaba cuando se llamaba Palestra Italia). Y en la luna trasera, Porco, el cerdo que la hinchada del equipo paulista terminó por adoptar luego de que ese mote ("Cerdo") fuera utilizado como insulto por parte de los tres máximos rivales históricos del equipo: el Sao Paulo, el Corinthians y el Santos. Aparentemente, el Palmeiras se ganó este apodo por una serie de actitudes antideportivas que protagonizó el equipo y el grupo más radicalizado de sus seguidores durante la década de los 70. Tal como ocurrió en Argentina con los seguidores de River, que ahora se reconocen orgullosamente como "Gallinas" tras renegar durante muchos años de ese sobrenombre, con los aficionados del equipo verde ocurre lo mismo: aceptan sin problemas ahora ser llamados Porcos.

Foto

El cambio radical del Fusca no se quedó solo en la parte exterior: Oswaldo Bernardes (a quien los colores verde y blanco parecen obsesionarle... la suya debe ser la única funeraria del mundo con esas tonalidades tan poco convencionales en ese rubro) también montó asientos de piel a tono con el resto del vehículo.

Foto

Esta joya futbolístico-mecánica desarrolla una velocidad máxima de 110 km/h, pero su propietario espera que con algunas modificaciones que practicará en los próximos meses pueda llegar a alcanzar los 140 km/h.

Oswaldo Bernardes, de 66 años, ha cometido varias locuras por su equipo, más allá de tunear este coche: la mayor de ellas fue viajar en 1999 a Tokio, para presenciar el partido que su Palmeiras perdió ante el Manchester United, por la desaparecida Copa Intercontinental.

Oswaldo y su hijo Almir son habituales del Parque Antártica de Sao Paulo (situado a más de 400 kilómetros de distancia de su domicilio) cada vez que el Palmeiras juega allí como local. Como no podía ser menos, el Fusca Verdâo es la estrella del parking del estadio de Palestra Italia.

La historia y las fotografías de este post fueron extraídas de www.globo.com y www.globoesporte.com, a quienes pertenecen todos los créditos del contenido de esta entrada.

View blog reactions